Los planes del oficialismo en la Cámara de Diputados para despojar de sus fueros al ex ministro de Planificación Julio De Vido siguen intactos. Ayer, el ex funcionario presentó una carta ante la presidencia de la Cámara baja en la que solicita una licencia hasta que finalice el año legislativo con el fin de mantener la inmunidad como legislador.

El diputado, que ya cuenta con dos pedidos de desafuero de los jueces Luis Rodríguez y Claudio Bonadio, además, presentó su renuncia a la presidencia de la comisión de Energía para dar por tierra al argumento de la Justicia que lo acusa de que, desde allí, podría entorpecer la investigación en las causas que lo involucran.

“Las razones que motivan mi pedido y decisión, están vinculadas a las disposiciones, acciones, manifestaciones y resoluciones tomadas en las causas judiciales por las que se requiere hoy mi desafuero y detención”, argumento De Vido en su pedido. Y agregó: “En realidad, es la privación ilegítima de mi libertad la única motivación que persiguen dichas solicitudes, ya que como señalé más de una vez, en mi caso mis fueros nunca existieron”.

La movida de De Vido no cambió un ápice los pasos a seguir en la Cámara baja para removerlo de la banca. Ayer, el titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Pablo Tonelli, calificó la jugada del ex ministro como una maniobra de distracción.

Esa comisión tratará hoy el proyecto de desafuero, que mañana sería votado en el pleno. “A mi juicio no cambia nada porque el pedido de licencia es una mera maniobra distractiva y si la Cámara le concediera licencia, que espero que no ocurra, seguirá protegido por los fueros porque seguiría siendo diputado. La única forma es que deje de ser diputado o que renuncie y la renuncia sea aceptada por la Cámara”, señaló Tonelli.

Fernando Sánchez, de la CC, coincidió en que el pedido de licencia presentado, no es más que una maniobra para “empiojar la cancha”.

“Las licencias se le pueden otorgar a cualquier diputado en caso de enfermedad, por ejemplo, y mantiene lo fueros, pero en este caso es la justicia la que pide su desafuero y detención y nosotros vamos a avanzar con ese pedido”, agregó el diputado cercano a Carrió.

En el bloque del FpV, en tanto, mantuvieron un férreo hermetismo respecto al tema, aunque trascendió que hoy, antes de la cita en comisión, mantendrán una reunión a puertas cerradas para definir la postura del bloque.

Algunos voceros del FpV no descartaron que el ex ministro pida la renuncia antes de que el debate llegue el miércoles al recinto, donde, en caso de que De Vido se presente, podría ser detenido se apruebe su desafuero.

“Vamos a intentar evitar una escena que le haga daño al peronismo y a la Cámara de Diputados, sería muy violento que se lleven esposado del Congreso a un diputado de la Nación”, comentaban ayer algunos legisladores que responden al bloque que preside Héctor Recalde.

En Cambiemos descuentan por estas horas en que conseguirán los dos tercios de los votos para desaforar al ex ministro.

  • Una batería de recursos en los tribunales

Julio De Vido presentó un seguidilla de recursos judiciales para evitar ir preso en la causa por Yacimiento Carbonífero Río Turbio, entre ellos un escrito de descargo en el que reclamó ser sobreseído, un pedido de declaración espontánea y otro para la “inmediata suspensión” de la orden de desafuero y detención en su contra, tras haber solicitado licencia como diputado nacional.

Paralelamente, la Sala II de la Cámara Federal porteña rechazó por “inadmisible” una apelación de los defensores que pretendían llegar hasta Casación contra la orden de detención y pedido de desafuero al Congreso fi rmada la semana pasada por los miembros de este tribunal de Apelaciones y que el juez Luis Rodríguez tuvo que acatar.