Con varios temas de relevancia sobre la mesa, el oficialismo decidió frenar en la Cámara de Diputados el debate de algunos proyectos impulsados por la propia bancada del Frente de Todos y del Ejecutivo nacional. La Ley de Biocombustibles todavía no tiene dictamen ni los votos necesarios para ser aprobada, mientras que la iniciativa para postergar las elecciones ni siquiera se trató en comisiones. Las reformas de la agenda judicial, que cuentan con media sanción del Senado, cosechan más rechazos que apoyos y dificultan el tejido de alianzas para avanzar en otras discusiones. 

La extensa sesión de hace más de un mes, en la que se votó la ley del impuesto a las Ganancias, fue la última de la Cámara baja. Sin embargo, desde la Casa Rosada se apuraron para instalar nuevos debates en el Congreso, entre ellos el de modificar el calendario electoral. El objetivo era aplazar un mes las PASO y los comicios generales. Para eso, el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, se reunió con los principales referentes parlamentrios de la oposición y hasta envió un borrador a Juntos por el Cambio. Sin embargo, ante el pedido de la coalición opositora de que se incluya una "cláusula cerrojo" para garantizar que no se volverían luego a cambiar las fechas, el oficialismo puso en suspenso la discusión. 

La fecha límite para que el Ejecutivo nacional convoque a elecciones es el 10 de mayo, por lo que resulta imposible que el Congreso sancione la ley antes de esa fecha. Más aún cuando no hay un proyecto en firme para tratar. Hasta ahora, desde el oficialismo señalaron que no presentarán un texto en ese sentido y adelantaron que podrían acompañar la iniciativa de Pablo Ansaloni, del bloque de Unidad y Equidad Federal, que propone correr por un mes, por única vez, las primarias y las generales, con un espíritu y letra similar al de la propuesta del Ejecutivo nacional.

Otro de los proyectos que impulsó el Frente de Todos, a través del diputado Marcos Cleri, es el referido a la ley de Biocombustibles que busca reemplazar la norma 26.093. Aunque hubo algunas reuniones informativas, la iniciativa fue rechazada por la mayoría de los representantes del sector que expusieron en la comisión de Energía y Combustibles y Juntos por el Cambio y un sector del Interbloque Federal, que reclaman que se prorrogue la ley actual.

Para esta tarde estaba pautado un nuevo encuentro de la comisión que conduce Omar Félix para firmar dictamen del proyecto de Biocombustibles, pero finalmente se suspendió. La reunión tenía que ser presencial debido a que el protocolo de funcionamiento remoto se venció y aún no fue renovado. A eso se suma que no se trata de una iniciativa de consenso, justamente, todo lo contrario.

Según fuentes parlamentarias del oficialismo, en cuanto se renueve el protocolo -que será en las próximas horas-, avanzarán con la firma del dictamen de la iniciativa que establece que la nafta deberá cumplir con un mínimo obligatorio de 12% de bioetanol, y el gasoil tendrá al menos 5% de biodiésel. De igual manera, firmarían el dictamen de la Ley de Etiquetado Frontal, que sí cuenta con el apoyo de Juntos por el Cambio. 

"Las leyes ligadas a la Justicia no se tratarán por ahora", dijeron desde el Frente de Todos, desafiando el insistente pedido del presidente Alberto Fernandez para que Diputados trate la llamada reforma judicial y la modificación del Ministerio Público Fiscal, que tienen media sanción del Senado. 

La principal dificultad del bloque oficialista para tratar ambos proyectos es la resistencia de la oposición para debatir estas cuestiones. Pero tampoco están convencidos todos en el oficialismo de la letra de los proyectos. Uno de ellos es el titular de la Cámara baja, Sergio Massa, que sabe que no están los votos necesarios y que forzar estas discusiones puede entorpecer otras.