El titular del bloque de diputados del Frente para la Victoria (FpV), Héctor Recalde, anunció ayer que no asistirá hoy a la convocatoria multisectorial formulada por el presidente Mauricio Macri y que tendrá lugar en el Centro Cultural Néstor Kirchner, por considerar que “una reunión así no tiene sentido”.

Pero además y dentro del marco de la pelea que se avecina en el Congreso hacia el interior del peronismo, el presidente del bloque del kirchnerismo busca asumir una posición diferenciadora respecto a las políticas del gobierno de Cambiemos.

En esa dirección, Recalde dijo en relación al “diálogo institucional” que lo mejor sería que “si hay un proyecto de ley, se debata en el Congreso”, pese a lo cual no negó estar “interesado en leer cuáles serán los contenidos” de las propuestas que anunciará el presidente.

El legislador opositor consideró además que la actual gestión “ha generado un sentido” de las cosas “que no tiene nada que ver con la realidad” e indicó que “el eje del mal de este sistema de gobierno -en referencia a la gestión de Macri- es la falta de institucionalidad”.

“No fueron en vano los derechos que se recuperaron en estos últimos 12 años”, señaló el diputado, quien rechazó la detención del ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido porque “se hizo antes de que fuera llamado a indagatoria” y advirtió sobre la existencia de “un pequeño grupo de jueces y fiscales con obediencia debida al poder”.

La decisión de Recalde de no asistir al encuentro del que sí participarán sindicalistas y gobernadores del justicialismo, se produce en el marco de un reposicionamiento en el Parlamento de las diferentes faccionesde que componene ese espacio.

Los primeros en mover sus fichas fueron los gobernadores, quienes tras decretar el fin del “ciclo” de Cristina Fernández dentro del peronismo, decidieron conformar minibloques que les permitan una mayor flexibilidad al momento de articular con los bloques del PJ o de negociar iniciativas con el gobierno de Cambiemos.

“La idea de muchos gobernadores es que previendo lo que viene respecto a medidas de Gobierno como la baja de los aranceles a la exportación de soja -que en lo que queda de este año y el 2018 les hará perder 700 millones de pesos-, han decidido armar minibloques”, dijo una fuente partidaria.

Esa situación ha llevado al titular del PJ nacional, José Luis Gioja y al gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, a buscar acercamientos para que no haya una fractura. Sin embargo, el rechazo a Cristina evidenciado desde diferentes sectores partidarios, hará que la tarea no sea facil.