"¿Te imaginás lo que hubiera pasado un tiempo atrás con Urtubey si como dijo por estos días que coincidía con el diagnóstico del Fondo Monetario Internacional? íLo hubiéramos puteado en todos los idiomas!", dice el dirigente peronista con peso propio dentro del partido, que ante la pregunta de por qué flamea la bandera blanca, responde: "Porque hay que ir por la unidad cueste lo que cueste. No nos podemos dar el lujo de insultarnos entre nosotros, y es por eso que estamos tranquilos y contenidos".

El encuentro de la Fiesta Nacional del Sol que tuvo lugar el sábado en San Juan y donde se reunieron dirigentes de variado pelaje opositor, fue una clara muestra de que el modo zen le viene dando frutos al justicialismo, porque si bien el mitin no arrojó definiciones en favor de algún acuerdo, al menos las fotos alcanzaron para generarle inquietud al gobierno nacional.

Ya el jueves último, la armonía había reinado en el marco del Congreso del PJ bonaerense que se celebró en Lomas del Mirador y donde las autoridades partidarias quedaron habilitadas a avanzar con las alianzas electorales de cara a las generales de octubre en la provincia.

En la mañana de ese día y bajo la consigna de la "unidad", se sentaron a una misma mesa de negociaciones intendentes del peronismo, el massismo, el kirchnerismo y líderes sindicales.

Cuarenta y ocho horas más tarde, al reunir en un mismo escenario a dirigentes tan variopintos como el diputado nacional y titular del bloque del FpV- PJ, el santafesino Agustín Rossi, al mandatario salteño, Juan Manuel Urtubey y al ex ministro de Economía, Roberto Lavagna -todos ellos potenciales precandidatos presidenciales-, el gobernador Sergio Uñac ( San Juan) logró conformar su propio grupo zen.

También, entre sonrisas, abrazos y saludos de rigor, se pudo apreciar a los gobernadores Lucía Corpacci (Catamarca), Juan Manzur (Tucumán), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Miguel Lifschitz (Santa Fe), a diputados nacionales como Facundo Moyano, José Luis Gioja, Marco Lavagna, Florencia Casamiquela y la senadora Anabel Fernández Sagasti y a los intendentes Verónica Magario (La Matanza), Julio Zamora (Tigre), Ariel Sujarchuk (Escobar) y Gustavo Menéndez (Merlo).

Y si bien la instantánea que arrojó el almuerzo -a la que Lavagna le rehuyó-, y el posterior café que tuvo lugar en la Casa de Gobierno al que se sumó Urtubey, albergaron connotaciones que podrían remitir a la unidad, lo cierto es que durante ambas reuniones se habló mucho de economía, pero no existieron definiciones políticas claras.

Al decir de un asistente, Uñac buscó plantarse como el "único portador de la unidad" y al mismo tiempo, dejó abierta la posibilidad de posicionarse como presidenciable o potencial compañero de alguna fórmula, en caso de ser reelecto el 2 de junio en su provincia.

"No hubo ninguna definición política, sí planteos referidos a que la economía está estancada, que hay que formular un plan, que no puede haber más ajustes, pero en ningún momento se barajó la alternativa de replicar el encuentro", dijo otra fuente que participó de ambas reuniones.

Ahora, la cofradía zen tendrá una nueva cita; será el miércoles próximo en la sede de Matheu 130, donde el peronismo institucional buscará dar las últimas puntadas al Congreso partidario del 7 de marzo próximo que autorizará las alianzas electorales de cara a las elecciones de octubre.

Ver más productos

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos