El presidente Alberto Fernández aprovechó el escenario en la CGT por el Día de la Lealtad para recibir una demostración pública del respaldo de gobernadores, intendentes y sindicalistas a la gestión de Gobierno, que atraviesa la crisis económica en medio de la pandemia, con una fuerte tensión cambiaria y una efervescencia de la oposición renovada.

"Agradezco a todos los que están participando de este evento, a quienes nos expresaron su apoyo y afecto. Comenzamos un tiempo distinto, el tiempo de la reconstrucción de la Argentina",  señaló Fernández en el escenario montado en el salón Felipe Vallese de la CGT al que llegaron menos de cuarenta dirigentes especialmente seleccionados para mostrar "unidad en la diversidad".

Alberto Fernández fue el único orador en el acto: "Estoy orgulloso de poder estar al frente de este barco y poder hacerlo. Estoy seguro de los intereses que represento y no claudicaré en ninguno de los compromisos que he asumido y los primeros que vamos a socorrer son los que están en la peor situación", remarcó cuando en las calles estaba terminando una marcha "real" motorizada por el gremio de Camioneros que lidera Hugo Moyano.

Las declaraciones del presidente fueron en varios sentidos: contrastó la política del Frente de Todos en el gobierno con la gestión anterior de Cambiemos en la semana en la que reapareció públicamente el líder de ese espacio opositor, Mauricio Macri,  prometió que continuará la ayuda social en la crisis y convocó a la unidad del peronismo, siempre multicéfalo.  

"Vamos a hacerlo unidos, el mundo nos exige más que nunca estarlo, la crisis mundial no ha terminado", remarcó.  A pesar de todas las referencias al PJ no hubo "operativo clamor" para que el presidente sea también el titular del Partido Justicialista.

Perón, Evita y la tradición partidaria

 Fernández afirmó que el 17 de octubre “la historia cambió para siempre” en Argentina, donde hay "una parte de la sociedad que le deseó el mal a quienes reclamaban un lugar en la sociedad”, al hablar en el acto de conmemoración del Día de la Lealtad que se llevó a cabo en la sede de la CGT.

Además, el jefe de Estado consideró que “el peronismo siempre mantuvo la regla de ser leal a su pueblo”, ponderó los gobiernos de Néstor y Cristina Fernández de Kirchner, que “le dieron derechos a las minorías”, y afirmó que su gestión será recordada como la que “debió superar la pandemia”. 

"Perón y Evita fueron leales cuando a su pueblo le dieron los derechos para ser parte de la sociedad, que les negaban un lugar" afirmó y dijo que "Néstor vino años después y su lealtad les permitió recuperarse después del 2002, y después vino Cristina".

Ya sobre el cierre del discurso, el presidente Alberto Fernández dijo que "acá no hay odio ni rencores" y aseguró que "lo que hay es ganas de poner de pie a la Argentina y para siempre".

Alberto Fernández afirmó que "a la Argentina enferma (por la pandemia) la curará el peronismo y sin los odios de los que fue víctima" a lo largo de su historia, al hablar en el acto de conmemoración del Día de la Lealtad en la sede de la CGT.