El peronismo porteño motirizó ayer la reunión de varios dirigentes que se dieron cita en la Universidad Metropolitana (UMET) para analizar un posible camino de unidad con miras al 2019 para hacerle frente a Cambiemos, una marca -según analizaron- todavía vigorosa a más de dos años haber llegado al poder.

Lo novedoso del encuentro, organizado por el jefe del PJ porteño, Víctor Santa María, fue la presencia de dirigentes de distintos sectores del peronismo como Felipe Solá y Daniel Arroyo del Frente Renovador y, también de referentes ligados al espacio político que lidera Florencio Randazzo, como Alberto Fernández, Fernando "Chino" Navarro" y Florencia Casamiquela. También, estuvo presente el jefe de la bancada del FpV en Diputados, Agustín Rossi.

Alberto Rodríguez Saá asumió el lugar de símbolo de la resistencia ante el Gobierno

A la reunión "Encuentro por la unidad" también se sumaron el presidente del Partido Justicialista nacional, José Luis Gioja; el titular del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez; los intendentes bonaerenses Fernando Gray (Esteban Echeverría), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Gabriel Katopodis (San Martín) y Juan Pablo de Jesús (La Costa). Además de analizar la realidad política y económica se hizo un fuerte llamado a organizarse, más allá de las diferencias, para recuperar la competitividad electoral en 2019.

La llamada "liga de gobernadores" brilló por su ausencia en conclave peronista al que sí asistió el gobernador de la provincia de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, uno de los dirigentes del peronismo que marca con firmeza sus diferencias con el Gobierno nacional.

El gobernador de San Juan, Sergio Uñac, que había comprometido su presencia, finalmente no estuvo y optó por enviar una carta de adhesión al encuentro.

El gobernador Uniac había prometido asistir pero fi nalmente optó por el faltazo

"El presidente empezó bailando a lo tontín en el balcón de la Casa de gobierno y luego comenzó a trabajar en la grieta contra el peronismo; nos dividieron", sostuvo Rodríguez Saá.

Al tomar la palabra, el conductor del peronismo bonaerense, Gustavo Menéndez, celebró la iniciativa de comenzar a explorar la posibilidad de una nueva construcción política. "Cada vez que gastamos energía en pelearnos entre nosotros, el gobierno avanza", sostuvo y afirmó: "Somos imbatibles en la urnas; en el 99 por ciento de las cosas estamos todos de acuerdo".

"Tenemos que lograr que la noticia de hoy no sea los que no estuvieron, sino los que si vinieron; a los compañeros que se equivocan hay que ir a abrazarlos, no nos sobra nadie", señaló en clara referencia a los peronistas de buen diálogo con el oficialismo y que optaron por no salir en la foto de la pretendida unidad.

"Sabemos que lo que se juega es la Patria, tomamos conciencia, a partir de ahora nos tiene que ir mejor", agregó Menéndez, quien el pasado mes se dejó fotografiar junto a Sergio Massa.