El presidente del Banco  Provincia de Buenos Aires, Juan Curutchet, consideró hoy que la reforma de la caja jubilatoria de esa institución “era necesaria  y justa”, ya que “hoy son más los jubilados que los trabajadores  activos que aportan”. 

“El régimen jubilatorio del banco tenía sentido cuando la  sociedad era otra. Antes se vivía menos y los trabajadores aportantes eran más. Pero esta situación se revirtió hace unos  años y fue cuando empezó a desfinanciarse la caja”, puntualizó el  funcionario.

La Legislatura bonaerense sancionó el martes último la ley que  eleva de 57 a 65 años la edad jubilatoria para los empleados del  Banco Provincia.

Con esta decisión, el Gobierno bonaerense procura que el déficit de 5.000 millones de pesos anuales de la caja previsional del Banco no sea afrontado por el Estado provincial: hay 16.000  jubilados para 8.000 activos que aportan.

En declaraciones radiales, Curuchet admitió que esta ley  “puede generar disconformidad, pero no podíamos seguir  sosteniendo el régimen”. 

“Estamos diciendo que no están dadas las condiciones para que  se siga sumando gente a el déficit actual. La plata no está, no  es que se la llevo alguien, es que no alcanza”, enfatizó. 

Y añadió: “acá lo que se está haciendo es una reforma estructural, para no tener que estar pidiéndole plata al Gobierno  de la provincia de Buenos Aires. Si lo traducimos en que se está  perdiendo, esto equivale a 137 escuelas por año, 6 hospitales por año”. 

La aprobación de la ley provocó que los empleados bancarios  decretaran un paro por 48 horas para este jueves y mañana, pero  el Gobierno provincial dictó la conciliación obligatoria para  evitarlo.

Ante esta situación, Curutchet aseguró que la actividad del  banco se va a ir “normalizando paulatinamente”, y confió en  “encontrar un punto de encuentro” con los trabajadores.