El Gobierno impulsa enviar al Congreso Nacional el proyecto de reforma del Código Penal luego del inicio del período ordinario de sesiones, en marzo próximo, a partir de la iniciativa que elabore la Comisión de Reforma del Código Penal, que en febrero arrancará con la última etapa de su trabajo.

En este sentido, el camarista de Casación Penal y titular de esa comisión, Mariano Borinsky, aseguró que las modificaciones sobre las que trabajan no apuntan a "una ideología" sino a generar un cuerpo normativo "ágil", "moderno" y "posible", que permita a su vez "disminuir los márgenes de discrecionalidad judicial, estableciendo específicamente cuestiones en el Código Penal".

En declaraciones formuladasa Télam Radio y otras emisoras, afirmó que en cuanto al uso de la herramienta de la libertad condicional "lo que se pretende es que se logre una aplicación efectiva de la ley penal".

Además, se busca "disminuir los márgenes de discrecionalidad judicial estableciendo específicamente las distintas cuestiones en el Código Penal".

En tanto, fuentes de la comisión encabezada por Borinsky aseguraron a Télam que tras el receso de este mes el equipo que trabaja en la redacción de un anteproyecto de ley retomará el trabajo el 8 de febrero próximo, con la intención de remitir la propuesta al Ministerio de Justicia en marzo, para su posterior envío por parte del Poder Ejecutivo al Congreso Nacional.

Consultado en particular sobre la prohibición de la libertad condicional en delitos graves, Borinsky explicó que lo que "se está haciendo una reformulación del artículo 14" teniendo en cuenta "jurisprudencia de la Corte" y de tratados internacionales suscriptos por Argentina.

De esta forma, algunas cosas se mantienen y otras se agregan. Se agrega un concepto según el cual se tiene en cuenta que la libertad condicional no se aplicaría para delitos dolosos cometidos con violencia como abuso sexual agravado, trata de personas, desaparición forzada, terrorismo, entre otros".