El proyecto para crear un impuesto a las grandes fortunas, por el cual se busca implementar un "aporte extraordinario y por única vez" por parte de personas físicas con patrimonios millonarios, ya "está terminado" y podría empezar a tratarse "en un par de semanas", según adelantó el diputado por el Frente de Todos Carlos Heller.

"Está terminado el proyecto", reveló el presidente de la comisión de Presupuesto y autor de la iniciativa, la cual también es impulsada por el jefe del bloque del FdT, Máximo Kirchner, y que ya cuenta con la venia presidencial para avanzar en el Congreso.

Heller confirmó que el piso de las fortunas que estarán alcanzadas por el nuevo tributo será de 200 millones de pesos, tomando como referencia las declaraciones juradas patrimoniales, y se prevé que abarque a un universo de 12.000 personas físicas.

Con este proyecto se busca recaudar por única vez el equivalente a 3.000 millones de dólares, en el marco de la emergencia sanitaria por la pandemia. La tasa a pasar será del 2% para quienes cumplan con el piso de 200 mil millones de pesos de patrimonio, y el porcentaje será progresivo, con un tope del 3,5%. Se tomará como base los bienes personales declarados hasta marzo de este año, según lo que dejaron trascender fuentes parlamentarias.

Este mínimo "es el mejor punto de equilibrio que hemos encontrado entre la mayor suma a recaudar y la menor cantidad de gente alcanzado", señaló Heller en declaraciones a Diputados TV.

El economista también aclaró que no se trata de un impuesto, que se caracteriza por una "periodicidad", sino de un "aporte extraordinario y solidario por única vez" para dar respuesta a las necesidades que plantea la emergencia sanitaria y económica por el coronavirus.

Consultado sobre el destino que tendrán los fondos recaudados por el nuevo tributo o aporte, especificó que se volcarán a "la asistencia de trabajadores de las Pymes más castigadas por esta pandemia", "a las personas que viven en los barrios vulnerables" y "la adquisición de insumos sanitarios".

Sobre la demora en los tiempos de tratamiento del proyecto, explicó que en el oficialismo están a la espera de tener "un poco más de certeza sobre funcionamiento parlamentario a través de medios remotos" porque los proyectos tratados así hasta ahora habían sido "temas consensuados previamente" y "no hubo dificultades par confirmar el quórum y para la medición de los resultados de las votaciones".

En cambio, prevé que "no es el caso de este proyecto que lo imaginamos como parte de un debate intenso", señaló. Los proyectos impositivos requieren una mayoría especial de 129 votos afirmativos para que tengan validez, recordó.

Por otra parte, Heller confirmó que la comisión de Presupuesto y Hacienda será cabecera del debate, y podrían sumarse otros giros de comisión en el caso de que la Presidencia de la Cámara baja así lo disponga.

"Suponemos que en un par de semanas más podemos empezar el tránsito", adelantó, sobre el recorrido que tendrá el tratamiento de la iniciativa, que podría votarse este mismo mes.