Dirigentes de peso de la Unión Cívica Radical como Ernesto Sanz, Ramón Mestre y Martín Lousteau plantearon hoy la necesidad de que Cambiemos realice internas partidarias, al considerar que las PASO fortalecerían la propuesta con vistas a las elecciones presidenciales de octubre.

El triunfo del diputado nacional radical Daniel Kroneberger sobre el precandidato del PRO, Carlos Mac Allister, en las primarias de Cambiemos en La Pampa, azuzó en la UCR la idea de presentarse en las PASO de agosto con un candidato presidencial propio, que compita con Mauricio Macri.

La idea ya había sido lanzada la semana pasada por el presidente del Comité Nacional y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, aunque dejó la propuesta ad referendum del presidente Macri

El diputado nacional y jefe de Evolución, Martín Lousteau, sostuvo luego, en entrevistas con los diarios Clarín y La Nación -durante la gira del Presidente a la India y Vietnam, de la que participa-, que en el Gobierno "no debería haber miedo a competir en las PASO"; frase que, según trascendió, no cayó nada bien en la comitiva presidencial

Con todo, Lousteau dijo que no tiene aún tomada "ninguna decisión", sobre la posibilidad de competir con Macri por la candidatura presidencial. 

"No importa quién sea el candidato. Pero no debería haber miedo a competir. Porque si alguien piensa que puede ganar la elección nacional, debería pensar que va a ganar la interna", concluyó el ex ministro de Economía del kirchnerismo.

A fines de marzo o principios de abril, se reunirá la Convención del partido, en la que se debatirán, como es usual, la continuidad de la UCR en Cambiemos, y la conveniencia de enfrentar a Macri.

El cónclave promete un intenso debate y pase de facturas: el sector de radicales enfrentados con la conducción nacional, que integran dirigentes como Ricardo Alfonsín, Juan Manuel Casella y el propio presidente de la Convención, Jorge Sappia, insistirán en su idea de reconfigurar la estrategia electoral de la UCR y de presentarse en octubre con un candidato presidencial de la casa. 

En el mismo sentido se pronunció Sanz, quien manifestó hoy por radio Mitre que "es importante que se amplíe la oferta dentro del electorado".

"Puede que los votantes desencantados encuentren una vía de expresión" en la interna de Cambiemos, remarcó así uno de los fundadores de ese espacio político.

El intendente de la ciudad de Córdoba, Ramón Mestre, quien aspira a ser candidato a la gobernación de la provincia, se sumó a las voces de la UCR que reclaman internas en Cambiemos, al considerar que esa coalición tiene que "ofrecer una alternativa distinta" al presidente Mauricio Macri.

Mestre quien competirá en las elecciones primarias de Cambiemos con la lista de "Somos el cambio", que lleva al binomio Mario Negri ( UCR)-Héctor Baldassi ( PRO) intentó evidenciar el grado de autonomía que mantuvo frente a la casa Rosada, al señalar que "le ofrecieron cargos en el Gobierno, pero él optó por "ir a la provincia" de Córdoba; que junto a Mendoza son los distritos que hoy más inquietan al macrismo.

En Córdoba, la segunda provincia después de Buenos Aires con mayor peso electoral, están extinguidas las chances de un acuerdo, pese a que la Rosada pretendía que hubiera acuerdos en función de la intención de voto de los postulantes.

Una votación no obligatoria podría definir el 17 de marzo (en Córdoba, no hay Paso) al candidato radical entre el jefe de bloque de Diputados, Mario Negri, y el intendente Mestre pese a que desde la Casa Rosada habían pedido evitar una interna.

Pocas horas antes del cierre de listas, Mestre confirmó que enfrentará a su correligionario con una fórmula "pura", dado que su candidato a vicegobernador será Carlos Briner, intendente de Bell Ville. 

Mendoza también promete tironeos entre el intendente de Luján de Cuyo, el macrista Omar de Marchi, de buena llegada a la Rosada, y el delfín de Cornejo e intendente de Mendoza capital, Rodolfo Suárez.