La ex procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, afirmó hoy que "la puesta en marcha del sistema acusatorio es una asignatura pendiente" ya que, aseguró, el sistema de justicia tiene un "riesgo de falta de imparcialidad". A su vez, respaldó el nombramiento de la fiscal Cristina Caamaño como interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y la propuesta de que sea el juez federal Daniel Rafecas quien se haga cargo de la Procuradoría General de la Nación.

"La puesta en marcha del sistema acusatorio es una asignatura pendiente", aseguró Gils Carbó en una entrevista con radio AM 750 en la que sostuvo que este sistema permite que "en una audiencia se ven las pruebas, la ciudadanía escuche y puede grabarse".

"En todo el resto de América Latina este tipo de sistemas se ha implementado. Un sistema en el que los fiscales son los que investigan y un organismo distinto, que es el Poder Judicial, es quien controla la investigación", sostuvo Gils Carbó. Consultada por la designación de la fiscal federal Cristina Caamaño como interventora de la AFI, por un plazo de 180 días, sostuvo que es una función "que debe desempeñar una persona como ella, con compromiso y con capacidad que está a al vista". En esa línea, valoró su trabajo en la secretaría de Seguridad y al frente de la oficina que controlaba las escuchas judiciales que, aseguró, "era un campo minado y ella estaba desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche para que no se pasara nada".

"Fue una excelente gestión a la vista de todos", aseguró.

A su vez, calificó como "un muy buen nombre" la propuesta de que sea Rafecas quien se desempeñe como futuro procurador general, pliego que deberá ser avalado por el Senado con el apoyo de dos tercios de la cámara.