Fue uno de los momentos más esperados. No sólo por la trascendencia institucional que significa el traspaso de los atributos de mando presidencial, sino por la polémica por la que estuvo precedida  en el último cambio, en 2015.

La entonces presidenta, Cristina Fernández, señaló que el traspaso de atributos debía ser en el Congreso Nacional, pero Mauricio Macri se opuso y pidió que la banda y el bastón sea cedidos en la Casa de Gobierno. Así fue que se produjo el "interinato" de Federico Pinedo, quien se ocupó de entregar los autributos.

Esta vez, Macri aceptó que fuera en el Congreso. Entregó la banda y el bastón, se abrazó con Alberto y saludó ligeramente a Cristina, que ni siquiera lo miró.

El proceso de traspaso de mando comenzó pasadas las 10, cuando Fernández viajó al volante de un Toyota Corolla, con la ventanilla baja y la mano en alto, para saludar a la multitud que lo esperó en el camino desde su departamento del barrio de Puerto Madero hasta el parlamento.

Casi en paralelo, a las 10:30, arribaron al Congreso los legisladores, los representantes de las delegaciones extranjeras, autoridades nacionales e invitados especiales, además del presidente saliente Mauricio Macri, mientras que a las 11:15 fue la apertura de la Sesión de Asamblea.

Foto: Unidad Ciudadana

A las 11:50 arribó el presidente electo a la sede del Parlamento, donde fue recibido por la Comisión del Exterior del Honorable Congreso de la Nación en la explanada, donde los esperaban la todavía vicepresidenta Gabriela Michetti y la vicepresidenta electa, Cristina Kirchner., junto a Sergio Massa, en su condición de presidente de la cámara de diputados.

Una vez allí, Fernández y Cristina Kirchner firmaron los libros de honor de ambas cámaras y luego inciaron la Asamblea Legislativa.

Foto: Unidad Ciudadana

Luego se dirigieron a la Cámara de Diputados alrededor del mediodía, donde llamó la atención que el presidente empujara la silla de la vicepresidenta saliente, Gabriela Michetti, quién minutos después les tomó juramento a ambos.

Minutos después, el escribano mayor de Gobierno leyó el Acta correspondiente y se procedió a la transmisión de insignias, en la que Macri le entregó a su sucesor la banda y el bastón de mando presidencial.

Cristina pasó un momento incómodo cuando Macri se acercó a saludarla. El intercambio fue distante.

 
Fernández dio un discurso con motivo del inicio de su mandato presidencial ante la Asamblea Legislativa, que se extendió por cerca de una hora.