El viernes habrá un nuevo paro de los choferes de colectivos de corta y media distancia en el interior del país. Con el eje y nudo en los subsidios estatales al transporte público de pasajeros, el conflicto continúa expuesto en la pulseada por la vigencia de la Paritaria 2021 que la Unión Tranviarios Automotor (UTA) acordó para el AMBA e intenta replicar en todo el territorio nacional.

Las patronales consignaron que, desde el inicio de la pandemia, la merma de pasajeros fue notoria y en la actualidad operan con el 30% de usuarios que utilizan colectivos en relación a los tiempos anteriores a la crisis Covid.

La medida incluirá cortes de ruta y es la continuidad de la huelga de 48 horas de la semana pasada.

Desde el sector empresario la Fatap alertó sobre la pérdida de 30.000 puestos de trabajo.
"A la fecha resulta materialmente imposible pactar ningún tipo de ajuste salarial más allá de la legitimidad del reclamo, dado que el transporte del interior del país no está en condiciones siquiera de garantizar el cumplimiento de las escalas salariales vigentes, y menos aún de afrontar los costos de operación del sistema", consignaron en una solicitada.

Sin perjuicio del escenario pandémico la puja por los subsidios estatales a las empresas privadas que operan este medio de transporte se viene desarrollando desde hace décadas, marco que el Coronavirus potenció en cuanto a la merma del traslado de pasajeros en todo el país.

Como había anticipado BAE Negocios el conflicto continúa más allá de la reunión por videoconferencia que desarrollaron las partes junto a las carteras de Trabajo y de Transporte, el Gobierno ya intentó desactivar el conflicto desde hace semanas, sin éxito.

Sin margen en pandemia

En efecto la Federación de Transporte Automotor para Pasajeros (Fatap) insiste sobre la imposibilidad de “sostener el negocio” ante la suba de costos y de lo que consideran un “reparto inequitativo de subsidios con respecto al Área Metropolitana de Buenos Aires ( AMBA)”.

“Tras una nueva audiencia sin resultados se definió la medida de fuerza”, deslizaron desde la UTA que lidera bajo la secretaría general a cargo de Roberto Fernández y a su vez atraviesa una prolongada disputa interna con los núcleos críticos de esa conducción, los Choferes Autoconvocados y la Agrupación Juan Manuel Palacios que lidera Miguel Bustinduy.

“La única solución del sistema es un drástico cambio en la política de subsidios, ya que con un promedio de pasajes vendidos del 30% de la operación normal, los ingresos en ellos originados resulta casi irrelevante”, expusieron los empresarios en la audiencia realizada en forma virtual.

El pacto salarial para los choferes que se desempeñan en el AMBA se firmó sobre un acuerdo cuatrimestral y la mejora del salario básico, que llevará ese ingreso a $90.000 en noviembre.