El gobierno bonaerense promulgó la eliminación de las jubilaciones de privilegio para gobernadores, vicegobernadores y legisladores, sancionada el 19 de diciembre por la Legislatura de la provincia. 

A partir del decreto 18/2018, publicado en el Boletín Oficial, comenzó así a regir la iniciativa que modifica el artículo 2 del Decreto-Ley N° 9.650/80 de Régimen Previsional de la provincia de Buenos Aires y deroga los regímenes previsionales creados para los cargos de gobernador y vicegobernador, y de legisladores de ambas cámaras, respectivamente.

En sus fundamentos, el Ejecutivo -al mando de María Eugenia Vidal- expresó que se trata de regímenes especiales “que habilitan a estos funcionarios a obtener prestaciones previsionales con requisitos distintos a los del régimen general, y con determinaciones de haberes y movilidades o actualizaciones superiores a la de los demás beneficiarios del régimen provisional general”.

El paquete de leyes enviado por la gobernadora fue aprobado primero por la Cámara de Diputados y luego por el Senado, en votaciones divididas en ambos recintos, donde Cambiemos no consiguió acompañamiento de las bancadas opositoras.

"La Constitución provincial consagra en su artículo 11 la igualdad de todos los habitantes de la provincia, y lo propio hace el texto de la Carta Magna respecto de todos los ciudadanos argentinos en su artículo 16”, recordó además el texto.

Además, los legisladores bonaerenses modificaron el régimen especial de jubilaciones de los trabajadores del BAPRO, con el fin de que sus trabajadores lo hagan en similares condiciones al resto de los agentes públicos.

Con estas medidas, la administración provincial procura que el déficit de 5.000 millones de pesos anuales de la caja previsional del BAPRO no sea afrontado por el Estado provincial: hay 16.000 jubilados para 8.000 activos que aportan. 

Por otra parte aclaró que “no significa que exista una variación en el monto de las prestaciones que se vienen abonando a los beneficiarios de las prestaciones previsionales vigentes, las que tendrán la movilidad que se otorgue a los beneficiarios del régimen general”.

"En consecuencia, el desempeño de los cargos previstos en las leyes que por la presente se promueve su derogación, quedará incluido, a partir de la vigencia de la presente ley, dentro del ámbito de aplicación personal del régimen general del Instituto de Previsión Social de la Provincia de Buenos Aires”, precisó.