La exdiputada y fundadora de Juntos por el Cambio, Elisa Carrió, rechazó las acusaciones contra el líder del PRO Mauricio Macri, tras la denuncia y allanamiento en la quinta Los Abrojos por haber violado la cuarentena. 

"Si allanan a Macri (Mauricio) también tienen que detener a Alberto Fernández que se abrazó con Moyano (Hugo)", sentenció la exlegisladora.

En diálogo con radio Mitre, Carrió señaló que en el Conurbano bonaerense "no se cumplió con la cuarentena", mientras que consideró que la situación actual de la pandemia en el país "ahora va para el interior" por lo que alertó: "ahí tenemos déficit sanitario".

A pocas horas de haberse dado a conocer una nueva instancia de aislamiento social, la fundadora de la Coalición Cívica volvió a mostrar diferencias en la estrategia sanitaria desplegada por la Casa Rosada, al afirmar que "hay que hacer un carnet sanitario y empezar a convivir con el virus".

Consultada por los pronósticos del expresidente Eduardo Duhalde en donde alertó por movimientos destituyentes, Carrió retrucó el diagnóstico y cargó contra el exmandatario: "Duhalde hizo golpes civiles y el quiere hacerlo".

"El golpe del 2001 lo armó Duhalde, el de golpes sabe mucho", amplió la exlegisladora.

En la misma línea, volvió a cargar contra la vicepresidenta Cristina Kirchner al afirmar que "quiere hacerse un autogolpe de Estado", y denunció que en el país "hay un poder ausente".

"En Argentina hay un poder ausente y eso se llama Corte suprema de la Nación. Está en su casa, no se mueve", cuestionó Carrió.