El principal referente del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, volvió a referirse a la política social y criticó nuevamente a la vicepresidenta Cristina Kirchner, luego de sus declaraciones sobre "la tercerización de los planes sociales". En ese sentido, remarcó que durante su mandato "había 11 millones de trabajadores sin derechos". 

“En el mejor momento del gobierno de Cristina había 6,5 millones de trabajadores registrados y 11 millones de trabajadores sin derechos", afirmó el secretario de Economía Social de la Nación. En la misma línea, ratificó: "Yo no quiero ese país, ese país es una mierda. No es lindo. El país lindo es cuando todos los trabajadores tienen derechos”. 

Pérsico confrontó con las declaraciones de Cristina Kirchner y respondió que "el concepto de tercerización es muy gorila", en diálogo con radio Futurock.  La vicepresidenta cuestionó "la tercerización de los planes" por parte de los movimientos sociales durante su último discurso público y reclamó que queden en control de los municipios y los gobiernos provinciales. 

Evita, toda su obra, la hizo a través de la Fundación Eva Perón y Perón a través de los sindicatos. Eso también es una tercerización. Los hoteles de Evita en Ezeiza y Chapadmalal, Córdoba y Embalse se hicieron en un año. En el Gobierno de Cristina hicimos que funcionen cinco, hoy funcionan tres. Y esto porque se hizo desde una organización y no desde el Estado”, enfatizó.

La demanda del Movimiento Evita 

El dirigente del Movimiento Evita apuntó contra la política de subsidios que alientan los gobiernos "progresistas", entre los que se podría enmarcar el gobierno actual, según sus propias declaraciones. 

Pérsico. junto al presidente Alberto Fernández durante un acto de campaña

Cada gobierno inventó su subsidio, como la Tarjeta Alimentar. La única solución que se le ocurre a los pequeños burgueses progresistas para el problema de la pobreza y la marginación es incorporar a los pobres como consumidores a través de un subsidio. Esa no es la solución, porque no genera derechos. Genera desorganización social, lo que genera derechos es el trabajo y el reconocimiento al trabajo”, afirmó.

Además, el secretario de Economía Social planteó una nueva discusión, al resaltar que "el IFE es un avance, pero no es una solución", ya que no le brinda soluciones a los "11 millones de trabajadores sin derecho" y a la problemática de la pobreza en general. “Si hacemos siempre lo mismo, vamos a tener siempre el mismo resultado", agregó. 

En la misma línea, remarcó, en tono de demanda. “Lo que necesita esa economía popular es que se la registre, se le legalice, se la vea y se la formalice. Ese es el primer paso para avanzar sobre la pobreza”. 

"Ganen o mueran"

En relación con la interna que se reaviva de manera constante dentro de la coalición oficialista, el dirigente social advirtió que perjudica la gestión de Gobierno. “No veo que la política de matarnos entre nosotros ayude a juntar votos o a resolver los problemas del Gobierno”, apuntó.

“El lema que tenemos desde el Movimiento Evita para el Frente de Todos es ‘ganen o mueran’. Si perdemos, el Frente de todos va a morir”, concluyó.