Los representantes del Consejo de la Magistratura presentaron hoy las pruebas que recolectaron contra el camarista Eduardo Freiler en el marco de su juicio político por presunto mal desempeño y destacaron que “aún en las cuentas que hizo el magistrado, no puede explicar cerca de 2 millones de pesos” de su patrimonio, mientras que para esta tarde se espera la respuesta de la defensa. El diputado macrista Pablo Tonelli y el abogado Miguel Piedecasas expusieron ante el Jurado de Enjuiciamiento la información que tienen sobre los bienes y los gastos del juez federal, acusado entre otras cosas de omitir datos en su declaración jurada y de no pagar sus impuestos.

“Aún en las cuentas que hizo el propio magistrado, no puede justificar cerca de 2 millones de pesos”, resaltó el legislador del PRO, que consideró además que Freiler es “todo lo que no queremos como juez”. La jornada se inició con el alegato de la parte acusatoria, que ratificó que “se necesita una nueva mirada global sobre el patrimonio” de Freiler porque, a su entender, “no están todas las dudas completamente despejadas”.

“No estamos ante cuestiones personales o persecutorias, como quiso instalar la defensa, estamos ante un hecho de conmoción social, y los hechos son los hechos”, aclaró Piedecasas al comienzo de su discurso. El consejero aseguró que tenían las pruebas para “derrumbar el principal argumento expuerto” por Freiler, quien viene denunciando una “operación mediática” en su contra. El letrado subrayó que la causa contra el juez federal por falsear u omitir datos en su declaración jurada se desprende del patrimonio declarado por su exesposa, la también camarista Pérez Pardo, por lo que “no se puede aplicar una interpretación doctrinaria” a esa información.

Piedecasas precisó que, según establece el reglamento del Consejo de la Magistratura, Freiler debió “individualizar el origen de los fondos” con los que adquirió los 5 cuatriciclos y el arenero que declaró su expareja como parte de los bienes gananciales que se repartieron en el divorcio. También hizo mención a los 11 lotes que tiene en Costa Bonita, Necochea, y que, de acuerdo con la defensa, habrían sido donados por la madre del magistrado: “Lo que queda claro para la parte acusatoria es que se trató de una compraventa”, explicó. En este sentido, agregó que el camarista “no tenía los fondos declarados” para llevar adelante la operación inmobiliaria y puntualizó que “la misma escritura pública dice otra cosa” a lo que plantea Freiler.

También puso en la mira una moto de agua que aparece en su declaración jurada por un valor de $15 mil, monto correspondiente al costo de inscripción en el patrimonio, pero que la acusación sostienen que “pagó por ella los $158.400” que figuran en la boleta al momento de la adquisición del vehículo, que fue comprado por un tercero. Por otra parte, los representantes del Consejo explicaron que entre el 2012 y el 2016 Freiles “presenta ingresos que fueron menores a los egresos”, por lo que detectaron un desfazaje de unos 19 millones de pesos. “Si bien tiene otras actividades más allá de su trabajo en la Cámara, como una participación en un grupo financiero y un negocio de cría y comercialización de ganado, el magistrado no ha declarado ingresos por esos medios”, indicó Piedecasas.

El abogado hizo incapié en el hecho de que, según los datos de sus tarjetas de crédito y débito, durante ese periodo Freiler “consumió más de lo que ganaba como juez” y, sin embargo, adquirió una casa enfrente de la Quinta de Olivos por un precio declarado de 2,8 millones de pesos y le hizo refacciones por otros 2 millones. El consejero destacó que el inmueble se encuentra “en uno de los lugares más caros de la República Argentina” y que la escritura marca un costo de 5 millones de la misma moneda.

“El magistrado tiene además 8 autos y tres embarcaciones y hay años en los que no hizo cargas de combustibles y otros en los que las hizo de manera muy espirádica, en una o dos ocasiones”, cuestionó. En esta línea, Piedecasas manifestó que el camarista “recibió préstamos de terceros que tampoco fueron declarados” para comprar estos vehículos, en alusión a los 12 cheques que usó para adquirir un Mercedes Benz. Finalmente, Tonelli insistió en que “en el juicio político las dudas son válidas para apartar a un juez” y criticó el hecho de que Freiler haya tenido deudas con la AFIP por el pago de sus impuestos. “Si el juez condena en público lo que hace en privado, genera una desconfianza en la sociedad.

Eso es lo que el Consejo tiene que evaluar, por eso consideramos que tiene que ser apartado del cargo”, cerró el diputado. En tanto, cerca de las 14:30 comenzará su alegato el abogado de Freiler, José María Olivares, quien en la audiencia que dio inicio al juicio el martes pasado había pedido entre 24 y 48 horas para preparar su respuesta, lo que fue rechazado por el jury, que consideró que ambas presentaciones se debían hacer en un mismo día. Luego del debate de este jueves, el Jurado tendrá veinte días hábiles para emitir una sentencia, por lo que a mediados de noviembre el camarista podría ser desplazado de la Sala I de la Cámara Federal, que maneja causas importantes contra el kirchnerismo, como Hotesur.