Las entidades empresarias que conforman el Grupo de los Seis cuestionaron el proyecto de ley que establece un marco regulatorio para el teletrabajo, por entender que "configura un escenario incierto para esta modalidad" y que su tratamiento legislativo "se apresuró sin fundamento".

Por ese motivo, remitieron una nota al presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado, Daniel Lovera, en el que señalaron que el teletrabajo "es una potente modalidad que la Argentina deberá promover, ante la necesidad de crear empleo, y de eliminar contingencias a la hora de utilizar esta modalidad tanto en grandes empresas como en pymes".

Pero advirtieron que el proyecto aprobado en Diputados "no recoge la preocupación y las recomendaciones propuestas por las distintas fuerzas políticas y por las entidades convocadas durante la discusión del proyecto, tendientes a eliminar desincentivos a esta modalidad y a constituirse en una herramienta de promoción del empleo".

"Su tratamiento se apresuró sin fundamento, siendo que se trata de una norma que comenzaría a regir tras el transcurso de 90 días" de finalizada la cuarentena, añadió el Grupo de los Seis.

Asimismo, consideró que el teletrabajo ya se rige por la Ley de Contrato de Trabajo, "razón por la cual estamos convencidos de que la introducción de esta figura en nuestra legislación laboral sólo debería hacerse a través de la regulación en el ámbito de la negociación colectiva, o en los acuerdos que puedan celebrarse en forma individual".

"Consideramos que el proyecto configura un escenario incierto para esta modalidad de trabajo, que tendrá como principal consecuencia dificultar su adopción", alertó.

En tal sentido entidades empresarias advirtieron que de no permitirse la revisión de la iniciativa, "se estaría perdiendo la oportunidad de introducir algunas reformas de extrema necesidad para garantizar una regulación equilibrada, en búsqueda de una mayor eficiencia y productividad".