Recién llegado al aeropuerto de Ezeiza en calidad de refugiado, el presidente destituido de Bolivia Evo Morales agradeció a la Argentina por su "solidaridad" y a México por haberle "salvado la vida" al recibirlo ni bien sufrió el golpe de Estado.

"Hace un mes llegué a México, país hermano que nos salvó la vida, estaba triste y destrozado. Ahora arribé a Argentina, para seguir luchando por los más humildes y para unir a la #PatriaGrande, estoy fuerte y animado. Agradezco a México y Argentina por todo su apoyo y solidaridad", compartió Morales desde su cuenta de Twitter.

Además, hizo una mención especial al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien hizo las gestiones junto al mandatario argentino, Alberto Fernández, para lograr sacarlo de Bolivia en medio del estallido social y político ocurrido cuando renunció a su cargo por presiones militares.

"Mi eterno agradecimiento al presidente @lopezobrador_, al pueblo y al Gobierno de # México por salvarme la vida y por cobijarme. Me sentí como en casa junto a las hermanas y hermanos mexicanos durante un mes", manifestó.

El Canciller de Argentina, Felipe Solá, explicó que Morales ingresó al país junto con otras cuatro personas (entre ellas su vicepresidente, Álvaro García Linera), que pidieron el refugio político. La condición del gobierno nacional, según aseguró, fue "el compromiso de no hacer declaraciones políticas".