Este domingo finaliza el período actual de aislamiento social preventivo y obligatorio, el cual se espera que esta noche el presidente, Alberto Fernández, renueve por dos semanas más con nuevas habilitaciones de actividades en la mayoría de las provincias del país. Sin embargo, en el conurbano bonaerense "no habrá una apertura".

Así lo aseguró Teresa García, ministra de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, quien pidió "prudencia" a los intendentes del interior bonaerense que exigen una mayor flexibilización para el ámbito comercial y productivo durante la cuarentena por coronavirus.

La provincia de Buenos Aires se registra "un crecimiento en la circulación del virus", por lo que "el primero, segundo y tercer cordón del conurbano no van a tener una apertura de la cuarentena", puntualizó García en declaraciones a El Destape Radio.

Si bien reconoció que se estudia la posibilidad de autorizar la venta de indumentaria "pero sólo en comercios de proximidad, y con modalidad de no ingreso al local y no probarse la ropa", insistió sobre que "en cuanto a las demás actividades, en el conurbano no va a haber aperturas".

El transporte público continuará estando permitido sólo para trabajadores que desarrollan tareas esenciales y seguirá estando limitado el transporte interurbano, afirmó, porque "se necesita que no se siga circulando de la Ciudad de Buenos Aires a la provincia".

La ministra de Gobierno explicitó que "distinto es el caso del interior, donde casi todas las actividades comerciales y profesionales están habilitadas". De todas formas, a pesar de que en el interior bonaerense se registran pocos casos de coronavirus, la provincia está "con una mirada muy atenta" porque siguen apareciendo contagios.

Como ejemplo citó el caso de Olavarría, "distrito en el que se confirmaron ayer cuatro casos y hubo 50 aislados cuando su intendente (Ezequiel Galli) era uno de los que más reclamaba apertura" de la cuarentena.

La ministra también le respondió al jefe comunal de Tandil, el radical Miguel Lunghi, quien había dicho que si la provincia no respondía los pedidos de determinadas habilitaciones, en esa ciudad se abrirán las actividades "sin autorización".

"Los intendentes de Bahía Blanca, Olavarría, Campana, Vicente López y Tandil hicieron ayer un planteo de abrir si o sí. La provincia tiene determinaciones que responden al decreto nacional. Hay cosas, como la actividad deportiva, que no se pueden hacer. En el interior están habilitadas las cuestiones recreativas como las caminatas", enfatizó García.

Tandil "es uno de los municipios que más actividades comerciales e industriales habilitadas tiene", analizó, por lo que el hecho de que "un intendente diga que va a abrir le den o no la habilitación es un acto de rebeldía".

"Él va a tener que poner la firma en los decretos municipales que habiliten esas actividades. Esperemos que no sea tan flexible la cosa que pase lo que ocurrió en Olavarría o en Necochea, donde tenemos 460 personas aisladas producto de la celebración de un 'baby shower'", lamentó la funcionaria.

Asimismo, sostuvo que "quienes militan la anticuarentena ponen en juego la vida de las personas" y añadió que "agitan y militan en función de la paralización económica cuando, en realidad, países como Brasil o Chile, que no tuvieron cuarentena anticipada, tienen miles de muertos y su actividad económica destruida".