La convocatoria presidencial para la unidad del movimiento obrero reavivó un debate bajo la crisis Covid. El ejemplo paralelo que dejó Alberto Fernández respecto a la consolidación electoral del Frente de Todos como coalición y las crecientes demandas sectoriales de los gremios lo demuestran en superficie.

Sin embargo la temperatura de reflexiones y temperamentos contrastan con el invierno. A tal punto que el referente de los Canillitas y senador bonaerense Omar Plaini le resumió a BAE Negocios que es loable promover la unidad y ubicó el escenario ideal para debates sindicales. "Las discusiones en lo que podemos denominar el parlamento obrero que es la CGT deberían darse puertas adentro y no a través de los medios. Una premisa que también es aconsejable en la política", señaló el dirigente a este medio.

No es un dato menor que Plaini y un puñado de dirigentes, no siempre de alto perfil, ofician de "cancilleres" entre sectores antagónicos de Azopardo e incluso con las CTA y la Corriente Federal. Tampoco es casual la referencia del canillita a la política, ya que subyace en discusiones gremiales como vara histórica: el peronismo.

Léase, incluso en sectores de adhesión a la Casa Rosada, la aplicación del "peronómetro" divide aguas y hasta límites delicados, ejemplo son los muchos que le cuestioan a Sergio Palazzo (Asociación Bancaria) su condición de radical para cualquier liderazgo cegetista, con la misma energía que le reconocen su estatura sindical.

Para la diáspora 2020 las manifestaciones de Luis Barrionuevo (Gastronómicos), Armando Cavalieri (Comercio) o Gerardo Martínez (UOCRA) con acento crítico en las medidas del Ejecutivo Nacional bajo pandemia son envíos con efecto a Balcarce 50 y también a la misma CGT.

El titular de UPCN Andrés Rodríguez también ofreció su visión, para solicitarle al Gobierno "la capacidad de reacción enorme para evitar que continúe la caída de la actividad económica y laboral".

Juan Schmid, triunviro cegetista hasta 2018, habló sobre el impuesto al sueldo y otras deudas gubernamentales para con los trabajadores. "Nadie puede dudar de la certeza de muchos reclamos, ahora en tiempos de crisis y la que vivimos es inédita, cualquier reclamo sectorial asoma como mezquino; El presidente Fernández hizo un esfuerzo para unificar al sindicalismo, habrá que aunar la misma actitud desde el movimiento obrero", sostuvo. El también titular de la CATT abarcó en su reflexión incluso que el caso Vicentín, que movilizó a organizaciones sindicales del interior y otras federales, no había tenido la contundencia gubernamental esperada en relación directa a la cantidad de trabajadores y su destino laboral.

El segmento Mercado Libre versus Camioneros mantiene brasas encendidas entre Héctor Daer frente a Hugo y Pablo Moyano, pero otro capítulo con menos cartel, el de la aeronavegación también ofrece aristas de fricciones intersindicales. El titular de APLA Pablo Biró equiparó al ex ministro de Transportes Guillermo Dietrich con el ex secretario del área en gestión kirchnerista Ricardo Jaime. Desde la simple metáfora afirmó que "Dietrich es el Jaime de Mauricio Macri", disparo que se detonó días después de que funcionarios de segunda línea del Gobierno expresaran que "había llegado la hora de dar el debate sobre si Aerolíneas Argentinas tenía que limitar sus vuelos al cabotaje". Biró, uno de los referentes de la Corriente Federal (CFT), incrementó la apuesta para señalar que hay más denuncias contra Dietrich por la fallida "revolución de los aviones" y otras cuitas. Para enmarcarlo en las grietas del movimiento obrero, el titular de APLA no espera adhesión a mediano tono de la CGT.

Solo algunos ejes de la heterogeneidad sindical que ni siquiera el Coronavirus atenuó.