Fue uno de los ministros que, sin ratificación oficial, tenía confirmado su nombramiento al frente de la cartera de Educación luego de haber coordinado los equipos técnicos del Frente de Todos durante más de seis meses. Abogado, periodista, rector de la Universidad Metropolitana para la educación y el trabajo (UMET) y director de la Editorial Octubre, conoce a Alberto Fernández desde hace casi dos décadas. De aceitados vínculos con distintas figuras de la política regional como Luiz Inácio Lula Da Silva y José "Pepe" Mujica, Nicolás Trotta vive sus primeras horas en el emblemático Palacio Pizzurno.

En diálogo con BAE Negocios, lo primero que hace es confirmar el equipo de secretarios que lo acompañará: además de Adriana Puiggrós, reconocida doctora en Pedagogía y ex diputada nacional; Gabriela Diker, rectora de la Universidad Nacional de General Sarmiento y doctora en Educación; Pablo Gentili, ex Jefe de Gabinete de Pablo Iglesias (Podemos-España)y Jaime Perczyk, Licenciado en Educación Física y rector de la Universidad Nacional de Hurlingham.

"Es un hecho que vuelve la paritaria docente. Y es muy importante que así sea, porque allí se discuten los sueldos de los maestros, pero también asuntos referidos a la formación docente y a distintos objetivos pedagógicos", confirma para iniciar el diálogo.

—Este diálogo con los gremios docentes -cuando existe- suele darse tarde y eso demora el comienzo del ciclo lectivo ¿Qué fechas tienen previstas?
—Queremos que comience cuanto antes. No te puedo decir un día exacto de la primera reunión paritaria, pero lo que puedo confirmar es la primera reunión del Consejo Federal de Educación con todas las autoridades de las distintas jurisdicciones la semana próxima.

—La Ley de Financiamiento Educativo (2006) estipula que la participación del presupuesto en Educación debe alcanzar el 6% del PBI, cosa que no se cumple desde 2015. ¿Qué posición tiene frente a esto?
—Durante varios años se logró, y se superó, el objetivo del 6% para la inversión en Educación. Hoy estamos muy lejos, alrededor del 4,8% del PBI y, para colmo, con un PBI menor al anterior; por lo tanto, la torta que se reparte es más chica. Pero ahora tendremos procesos de creciente inversión en el sistema educativo. Esta inversión se tendrá que observar en la realidad de la infraestructura edilicia, en la universalización de la educación inicialà

—¿Eso implica avanzar en la universalización de la sala de 3 años que no se hizo?
—Más allá de lo que hoy marca la ley (la obligatoriedad de la sala de 4 años y el acceso garantizado a la sala de 3) debemos avanzar en universalizar el sistema de educación inicial; tanto sala de 3 como sala de 2. Para nosotros es fundamental, porque cuanto antes un niño se escolarice más posibilidades hay de que tenga una extensa trayectoria educativa a lo largo de toda su vida. Es uno de nuestros desafíos junto a la implementación de las jornadas completas, siempre poniendo el foco del inicio de esos procesos de inversión en las comunidades que presentan los niveles de mayor vulnerabilidad.

Volver a los programas

—Hubo una serie de programas del Ministerio de Educación que durante estos cuatro años se eliminaron o discontinuaron, por ejemplo, la entrega de libros de texto en las escuelas públicas ¿Defiende la utilización del libro en el aula?
—Somos defensores del libro y somos defensores de la lectura. El acceso al libro de texto es un aspecto en el que se ha retrocedido muchísimo durante estos cuatro años y ya lo estamos trabajando. Vamos a volver a tener un Plan Nacional de Lectura en el Ministerio y no solo vinculado a la escuela, también será en coordinación con el Ministerio de Cultura vinculando así a toda la sociedad. La lectura es una herramienta de transformación social, de encuentro de la familia, y queremos que eso tenga un esquema de centralidad.

—Lo mismo ocurrió con el antiguo "Conectar Igualdad" hoy denominado "Plan Nacional de Educación Digital".
—Sí y es otro de los ejes en los cuales estamos trabajando. Para nosotros todo lo que se vincula al acceso tecnológico en el aula es fundamental. Estamos definiendo cuales son las mejores herramientas para trabajar con nuestros estudiantes y la tecnología para mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje. Esto también tendrá un lugar central en nuestra gestión.

—Hay grandes urgencias en materia social, pero también es urgente para los chicos tener libros y computadoras en el aula.
—Tenemos la indicación del presidente de trabajar en estos aspectos. Nuestros estudiantes y nuestros maestros pueden tener la tranquilidad de que, en esta tan grave situación fiscal y social, haremos todas las medidas necesarias para que observen claramente un cambio en las políticas educativas. Estamos conversando con la Secretaria de Hacienda todas estas iniciativas.

—En el discurso de asunción, Alberto Fernández anunció que la pauta publicitaria para los medios de comunicación sería "reinvertida" en contenidos vinculados a la educación, la ciencia y la tecnología ¿Cómo se aplicará esto?
—Decidimos que en lugar de que haya una pauta publicitaria vinculada a la cantidad de hospitales construidos o los kilómetros de ruta hechos, se pueda utilizar esa inversión para generar distintos materiales pedagógicos, cápsulas de contenido, que se transformen en instrumentos de encuentro, de diálogo entre las familias, entre los maestros y en cada uno de los lugares de nuestro país. Creemos que eso es un ejercicio que permite darle centralidad a los temas educativos, queremos que la educación esté a flor de piel en nuestra sociedad y que cada una de esas publicidades se vincule a la matemática, a la historia, a la geografía, a la química o a cualquiera de las áreas de saberes de nuestra escuela.