Ni los feriados de Carnaval le bajan temperatura a la guerrilla cegetista. Desde los dialoguistas fue el turno del titular de Alimentación Rodolfo Daer para asestarle una vez más a Hugo y Pablo Moyano el calificativo de "caprichosos" por la protesta del 21F. Los camioneros, espalda con espalda aceptan el envite y devuelven golpe por golpe. "Hay ausencias que suman y muchachos que siempre fueron oficialistas", desafió el también presidente de Independiente. Pablo detonó munición gruesa: "Prefiero ser caprichoso y no traicionar a los trabajadores", le expresó a BAE Negocios el adjunto de Camioneros y secretario gremial de Azopardo. Daer al igual que su hermano y triunviro Héctor no hablan por si solos, sus dichos los comparten la mayoría de quienes le dieron la espalda al reclamo en la 9 de Julio.

Barrionuevo, señalan, “recuperó señal y comunicación con la Casa Rosada”

Camioneros, la Corriente Federal (CFT) liderada por Sergio Palazzo, dos de las CTA, y organizaciones sociales esperan optimistas el 21F. Palazzo resaltó incluso que es el momento de expresarle masivamente al Gobierno el descontento que va más allá de las paritarias. Todo sucede mientras el el gastronómico Luis Barrionuevo pasó de gatillar advertencias desde la mesa de Mirtha Legrand; renovar el asado de Mar del Plata como un hit del verano a alejarse de la convocatoria de los opositores. Sorprendió a varios con su "cuidado con pisarle la cola al león", alteró a otros tantos agitando el tablero y para los más experimentados jefes gremiales el plantón obedece a que "recuperó señal y comunicación con la Casa Rosada".

Es claro que el Ejecutivo sigue este capítulo de la diáspora sindical por canal codificado y disfruta jugando con los botones que pulsa para tentar, agitar, disciplinar y otros verbos.

Rodolfo Daer hizo memoria respecto al pasado reciente para su ofensiva y declaró en varias radios que un mes atrás en la inauguración del sanatorio Antártida "Moyano invitó al Presidente de la Nación y en representación fue el ministro (de Trabajo) Jorge Triaca". Acto seguido dejó la ironía sutil: "¿Si hace 30 días invita a las máximas autoridades del país, en 30 días aparecieron los gravísimos problemas que ahora denuncia?".

“¿En 30 días aparecieron los gravísimos problemas que ahora denuncia?”

Pablo Moyano también apeló a sucesos no distantes en el tiempo y recordó el conflicto de los trabajadores de PepsiCo, área sindical de Daer. "El fue cómplice de la empresa y del Gobierno, estuvo ausente cuando esos compañeros ocuparon, pacíficamente la planta y estuvo ausente durante la represión que sufrieron los trabajadores".

El secretario de Alimentación en tanto consideró que los Camioneros no pueden arrastrar al "conjunto de sindicatos por sus problemas" y definió la soledad de Moyano "está solo porque él se quedó solo". Si bien tiempo atrás compartieron incluso el foro de la Universidad del Trabajo para informar la inflación medida por el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) y coincidieron en el diagnóstico económico y social, la grieta entre los hermanos Daer, el sector dialoguista y Camioneros es a cielo abierto y amplia. Para no dejar dudas Pablo Moyano hizo un repaso histórico pleno de crítica. "Daer siempre fue obediente a los gobierno de turno, aliado a empresarios y el Ministerio de Trabajo. En los 90 entregó parte de las conquistas de los trabajadores, luego con la Alianza dejó que se apruebe la ley Banelco de flexibilización laboral. No nos soprende nada", remarcó.

La postdata incluye a expresiones desde uno y otro sector enfrentados por estos días, pero en plan de sinceramiento discreto: apelar al kirchnerismo y la politización del 21F como motivos de no asistencia, es cotillón. "Toda marcha es política", admiten.