El presidente Alberto Fernández se reunió este miércoles con el ministro de Educación, Nicolás Trotta, con la intención de analizar la situación de la "presencialidad cuidada" en todo el territorio argentino y abordar el "incumplimiento" de la Ciudad a la suspensión de la asistencia a las aulas, en medio de la disputa judicial con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

"Evaluaron la realidad de las clases presenciales en cada provincia y abordaron la situación metropolitana ante el incumplimiento del fallo de la Justicia Federal por parte de la Ciudad de Buenos Aires", indicaron fuentes de la Casa de Rosa a través de un comunicado de prensa. 

Durante la reunión el ministro de Educación expuso alternativas que viene desarrollando desde su cartera “para desplegar una agenda de presencialidad administrada que permita "reducir la circulación en aquellas zonas que presenten mayor riesgo epidemiológico" a raíz del crecimiento exponencial de casos coronavirus. 

Las alternativas de Trotta en el AMBA

La propuesta es similar a la que el propio ministro presentó en el Consejo Federal de Educación poco antes de que el Presidente definiera  la suspensión. El plan contempla priorizar la circulación en el transporte público de la comunidad educativa, disminuir la cantidad de días de asistencia a clases o definir cierres parciales que seguirían un orden de prioridad.

Lo último en cerrar sería lo que se consideran cursos prioritarios: el último grado de primaria y el último año de secundaria. En segunda instancia, sala de cinco y el primer ciclo de primaria: primero, segundo y tercer grado.

La situación en el Interior del país

Para el resto del país, se dejó abierta la posibilidad de reducir la frecuencia de las clases presenciales de acuerdo a lo que se disponga en cada distrito. Es decir, ya no se considerará a las provincias como un todo, sino que se monitoreará el avance de la segunda ola por localidades.

 Desde el lunes esos cierres parciales ya se aplicaron en Formosa, Catamarca y La Rioja, donde se interrumpió la presencialidad en los distritos de mayor circulación del virus. Una situación distinta a la de Santa Cruz, en donde el 90% de los alumnos sigue sin clases presenciales y solo los chicos que viven en parajes rurales asisten al colegio.

"Se trata de un riesgo colectivo" 

En medio de la batalla judicial que enfrenta a la Ciudad de Buenos Aires y al Gobierno, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, insistió hoy que el objetivo de la medida puesta en marcha mediante el Decreto de Necesidad y Urgencia ( DNU) 215,  "no se trata del riesgo individual de asistir a las escuelas", sino de un "riesgo colectivo".

"No se trata del riesgo individual de asistir a un establecimiento escolar donde se cumplan los protocolos, sino que se trata de un riesgo colectivo en un conglomerado urbano con una transmisión comunitaria intensa y una velocidad de contagios acelerada, donde la movilización de personas implica un riesgo", enfatizó la titular de la cartera sanitaria en una conferencia de prensa que brindó este miércoles. 

La cronología del conflicto con Ciudad

15 de abril: El presidente Alberto Fernández anunció una serie de medidas que buscaban frenar la segunda ola de contagios de coronavirus, entre ellas, la suspensión de las clases presenciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) por dos semanas, es decir, hasta el 30 de abril. 

16 de abril: El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires interpuso ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación una acción declarativa de inconstitucionalidad contra lo dispuesto por el Decreto 241/2021 en relación a la presencialidad de las clases.

18 de abril: La Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo de la Ciudad de Buenos Aires, por decisión unánime, falló a favor del Gobierno porteño y, de esa manera, habilitó la vuelta a las clases presenciales en CABA, en detrimento del Decreto 241/2021.

19 de abril: La Procuración del Tesoro de la Nación (PNT) presentó un planteo para que se declare la inhibitoria de la justicia porteña y la invalidez de lo decidido por la Cámara en lo Contencioso Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo de la Ciudad de Buenos Aires.

20 de abril: La Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal dejó sin efecto la cautelar de la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, aceptando de esta manera el Decreto de Necesidad y Urgencia y avalando el retorno a las clases virtuales en la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, las autoridades porteñas comunicaron que las escuelas continuarán "con el dictado de clases presenciales hasta que la Corte (Suprema) se expida".