El Partido Justicialista y el Frente Cambiemos pelearon ayer voto a voto la elección legislativa en La Pampa, en la que un muy avanzado escrutinio indicaba una leve ventaja para los candidatos del gobernador Carlos Verna, aunque las dos agrupaciones llegaron a adjudicarse la victoria.

De acuerdo a los datos oficiales, escrutadas el 99,77 por ciento de las mesas en toda la provincia, el Partido Justicialista obtuvo 96.097 sufragios, o un 45,54 por ciento de los votos, mientras que Cambiemos logró 95.499, o un 45,26 por ciento.

El oficialismo pampeano festejó en su sede partidaria y aspiraba a ganar dos de las tres bancas en disputa en el Congreso Nacional, y desde Cambiemos se apostaba aún a que el escrutinio defi nitivo confi rmara una victoria.

Muy lejos, en tercer lugar se ubicó el Frente Progresista Pampeano, de Juan Carlos Passo, que surgió de una alianza entre el GEN y el Partido Socialista Popular que obtuvo 7.115 votos, o 3,46 por ciento. Verna presidió anoche un animado acto partidario, encendido tras revertir el traspié electoral que el ofi cialismo pampeano tuvo en las PASO de agosto, en las que Cambiemos logró un triunfo contundente con el 49,21 por ciento de los votos, ante el 38,51 que cosechó el PJ.

“Los pampeanos entendieron que necesitábamos dos diputados peronistas para defender los intereses” de la provincia, dijo Verna.

El mandatario pampeano se había puesto la campaña al hombro y defendió a capa y espada a cada uno de los tres candidatos del oficialismo, Ariel Rauschenberger, Melina Delu y Franco Robledo. Nacionalizó la campaña con un discurso basado en un total enfrentamiento y diferenciación respecto de las políticas nacionales del presidente Macri.