En la mañana de ayer Alberto Fernández recorrió la Basílica de Guadalupe, uno de los santuarios más visitados de la Iglesia Católica, donde fue recibido por el sacristán mayor, monseñor Juan Raymundo Maya Paz y por el rector del santuario, monseñor Salvador Martínez Ávila.

El presidente electo, quien durante el recorrido en el que estuvo acompañado por su pareja, Fabiola Yañez, y por el diputado nacional Felipe Solá, firmó el libro de visitas de la Basílica y destacó la “inmensa alegría de poder visitar y encomendar a la Sagrada Virgen de Guadalupe el destino de nuestra querida Patria Argentina y de todos los pueblos de Latinoamérica”.