El presidente Alberto Fernández anunció esta noche la extensión del aislamiento social, preventivo y obligatorio hasta el próximo domingo 28 de junio inclusive en el área Metropolitana de Buenos Aires, la provincia de Chaco, Gran Córdoba y algunas ciudades de Río Negro.

"Vamos a ampliar esto 21 días. Vamos a volver a vernos el 28 de junio", sostuvo el mandatario al encabezar una conferencia de prensa en la Quinta Residencial de Olivos, escoltado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof. Esta vez, no estuvieron presentes en la mesa otros funcionarios ni médicos infectólogos.

El Presidente destacó que decidió con los epidemiólogos que era mejor establecer una regla a mayor largo plazo, de 21 días, para que la población no esté sujeta a la ansiedad que produce conocer si se extiende o no el aislamiento cada dos semanas.

El mandatario detalló que las zonas con circulación comunitaria seguirán bajo el aislamiento obligatorio, especialmente el AMBA, Gran Córdoba y partes del Chaco y Río Negro.

El resto del país, saldrá del aislamiento para entrar en la fase de "distanciamiento social", en la que se puede circular para trabajar y hacer actividades siempre que se respete el distanciamiento sanitario correspondiente.

En las zonas que pasen a la fase de "distanciamiento social" no podrá haber reuniones de más de 10 personas y los lugares cerrados deberán funcionar al 50% de su capacidad.

No se permitirán en todo el país los eventos en espacios públicos o privados de más de 10 personas y tampoco habrá actividad recreativa ni transporte interjurisdiccional para trabajadores no esenciales.

También seguirán prohibidos el ingreso de extranjeros y la actividad turística en todo el país.

Por otra parte, confirmó que la semana que viene se pagará el bono a trabajadores de salud, que "se demoró por cuestiones burocráticas", reconoció Fernández.

Al comienzo de la conferencia, el Presidente mostró un video en el que se reflejó la diferencia del impacto actual de la pandemia en las distintas zonas del país: mientras que un 15% del territorio todavía tiene transmisión comunitaria, el 85% restante se encuentra "en marcha" nuevamente.

Además, el video detalló que el 79% de las industrias y 81% del comercio en el país no tienen restricciones en su funcionamiento.

En ese sentido, detalló que el 90% de los casos están en el AMBA pero que en 18 provincias no hay circulación comunitaria.

El Presidente remarcó, mediante gráficos y filminas, que debido a la mayor circulación que hubo desde el 21 de mayo, en las últimas dos semanas muchos municipios aumentaron la cantidad de casos de coronavirus, y expresó que eso sucede por ejemplo por los viajes interjurisdiccionales entre la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.

"Tenemos que entender que nosotros no superamos el problema", expresó con énfasis Fernández.

Además, admitió que sigue con atención la situación epidemiológica de Brasil dado que puede afectar a zonas fronterizas como Misiones.

También dijo que "el sistema de salud está bien" y que si se cumplen las medidas preventivas no hay riesgo de que colapse. En ese sentido, expresó que el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, al hablar de posibilidad de colapso, se refirió a lo que "podría pasar" de no tomar las medidas necesarias.

Por otra parte, Fernández dijo que el programa ATP, de pago de sueldos privados, no alcanzará a los aguinaldos de junio. 

El mandatario se refirió también a la agenda post pandemia y reconoció que plantea para entonces un "pacto social".

La cuarentena en la Ciudad

Rodríguez Larreta recordó que en las últimas semanas la cantidad de casos en la Ciudad de Buenos Aires se mantuvo relativamente estable, luego de haberse multiplicado por cinco entre principio y fines de mayo.

Respecto a los barrios vulnerables de la capital, el jefe de Gobierno remarcó el buen funcionamiento del plan Detectar, por el que agradeció al Ministerio de Salud de la Nación.

Al contrario, explicó que los casos aumentaron en el resto de la ciudad y que por eso el sábado comenzarán con el plan Detectar en otros barrios porteños, como Balvanera, Palermo, Recoleta o Flores.

Respecto de la actividad comercial, Larreta anticipó que se mantendrán cerrados los negocios ubicados en zonas de alta circulación, aunque se permitirá la apertura de comercios de indumentaria a escala barrial.

Por otra parte, se reforzará la atención y la ayuda a los adultos mayores, en los que "uno de cada cuatro" infectados fallece, definió el dirigente del PRO.

Los chicos podrán efectuar sus salidas recreativas los dos días del fin de semana y no solo uno como era hasta ahora. Larreta reconoció que originalmente tenía sus reservas sobre ellas pero que se demostró que han funcionado bien.

El jefe de Gobierno dijo que intensificará los controles en el transporte público, aunque destacó que la circulación interjurisdiccional se mantuvo estable en estas últimas semanas.

Además, anunció que se habilitará la actividad física en la calle entre las 20 y las 8 de la mañana. Será solo a escala barrial y para quienes residan dentro del territorio porteño.

Respecto a lo religioso, se permitirán las ceremonias religiosas en los templos solo por streaming y sin público.

Cómo sigue el aislamiento en la Provincia

Kicillof recordó que en las últimas semanas se produjeron en el AMBA casi mil casos diarios y que en esta región se está en una fase de crecimiento acelerado.

Sin embargo, destacó que hay realidades distintas entre el conurbano, con 49 casos cada 100.000 habitantes, y el interior bonaerense, que tiene 8,5 casos cada 100.000 habitantes.

Por eso, expresó, se tomarán medidas distintas para cada una de estas dos zonas y se pasará a "un sistema de fases".

De este modo, habrá "fases con paquetes de actividades autorizadas" para cada una de ellas que los intendentes podrán pedir. Así se evitará que cada intendente deba pedir la apertura de actividades específicas, dijo Kicillof.

Para pasar a la fase 5, por caso, se necesitarán 21 días sin nuevos contagios. El gobernador expresó que ahora hay más de 60 municipios de la provincia en esa condición.

"La situación seguirá esencialmente igual en el conurbano", detalló Kicillof. Allí, el comercio permitido será solo a escala barrial. Los locales de indumentaria podrían abrir, aunque a pedido de cada uno de los intendentes y con venta exclusivamente de la puerta para afuera.

Las salidas con niños seguirán siendo solo para hacer compras acompañados de un adulto. Kicillof no habló de permitir salidas recreativas para chicos.

También remarcó que se "marcha a que sea obligatoria" la aplicación Cuidar, y que habló de eso con Rodríguez Larreta.

Además, el gobernador explicó que el virus "no es un problema de los barrios populares" porque la mayoría de los casos están fuera de ellos y desmintió que se hagan menos tests en territorio bonaerense que en el resto del país.

Kicillof agradeció especialmente a los vecinos de Villa Azul por el aislamiento total que pasaron en estas últimas semanas y adelantó que, ante la merma de casos, desde el lunes se pasará a una modalidad de búsqueda focalizada en el barrio.

Previo a la conferencia, esta tarde Alberto Fernández había estado reunido en la quinta presidencial con miembros del comité de expertos para analizar y terminar de delinear los pasos a seguir.

El miércoles por la noche, Fernández recibió a Larreta, a la representante de UNICEF en la Argentina, Luisa Brumana, y a expertos en infectología y salud infantil con quienes analizó la situación infantil y educativa en la Ciudad de Buenos Aires.