El ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia ( AFI) Gustavo Arribas negó "terminantemente" este martes ante la Justicia "haber cometido delito alguno" durante su desempeño en el cargo, en el marco de la causa por posible espionaje ilegal de correos electrónicos a políticos, dirigentes y periodistas, tal cual denunciaron las actuales autoridades de la central de inteligencia.

"Jamás dispuse, formal o informalmente, la interferencia indebida de comunicaciones o correos electrónicos de ninguna especie", dijo en un escrito que presentó a través de sus abogados ante el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi.

"Los hechos contenidos en la denuncia radicada por la doctora (Cristina) Caamaño son graves, por lo que, desde ya, señalo mi preocupación e interés por que sean investigados, en aras del descubrimiento de la verdad", agregó.

Arribas, ex titular de la AFI durante toda la presidencia de Mauricio Macri, está imputado junto al ex Presidente de Cambiemos en la causa que investiga el fiscal Jorge Di Lello por espionaje ilegal a dirigentes políticos tanto oficialistas como opositores.

El ex funcionario designó a Gustavo Presman como perito de parte para intervenir en una pericia dispuesta al disco rígido que originó la denuncia.

El escrito fue presentado con el patrocinio de sus abogados Alejandro Pérez Chada y Andrés Coronato, tras haber tomado conocimiento del contenido de la denuncia.

Arribas sostuvo, en respuesta a la denuncia presentada en su contra por la actual interventora de la AFI, Cristina Caamaño, que ha "respetado y cumplido siempre los lineamientos establecidos en la Ley 25.520, de Inteligencia Nacional".

La gestión de Caamaño descubrió en mayo pasado un disco rígido, de marca Western Digital utilizado utilizado por la gestión de Arribas en el que se había intentado borrar infructuosamente información que la agencia recopiló, desde 2016, mediante correos electrónicos personales.

La denuncia afirma que se trata de inteligencia ilegal, dado que no existió causa judicial alguna contra las personas investigadas que la justificara.

Entre los espiados se encuentran dirigentes en ese momento opositores como Martín Sabbatella, Omar Perotti, Gabriela Cerruti, Héctor Daer, Ricardo Forster, Verónica Magario y Carlos Tomada.

También fueron espiados dirigentes en este entonces pertenecientes al propio oficialismo como Laura Alonso, Nicolás Massot, Mario negri, Ernesto Sanz, Ángel Rozas o Mario Barletta.

La lista incluye asimismo al periodista Luis Majul.

En la causa también están imputados la ex número dos de Arribas, Silvia Majdalani; el ex jefe de Gabinete del organismo, Darío Biorci, y a dos agentes (identificados como A y B), cuya identidad se mantiene bajo reserva.

La causa corre en paralelo a otra que investiga un presunto espionaje ilegal contra Cristina Kirchner, Horacio Rodríguez Larreta y otros dirigentes que maneja el juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, por la cual la vicepresidenta concurrió el lunes en calidad de víctima.