El ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia ( AFI) Gustavo Arribas pidió que le quiten la causa por supuesto espionaje ilegal al juez de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé y pase a competencia de la justicia Federal de Capital Federal.

El planteo fue formalizado por los abogados de Arribas, quien fue citado para el próximo martes a prestar declaración indagatoria en Lomas, ante la Cámara Federal.

Tras el sorteo correspondiente, la jueza Federal María Eugenia Capuchetti quedó a cargo de determinar si ese tramo de la investigación sigue en poder de Auge o tramita o pasa a Comodoro Py.

La acusación sobre Arribas tiene que ver con el presunto espionaje ilegal que tuvo lugar a mediados del 2018 en el Instituto Patria y en el departamento de Cristina Kirchner en el barrio porteño de Recoleta por parte de agentes de la AFI.

Tanto Arribas como Silvia Majdalani, también jefa de la AFI durante la gestión de Cambiemos, fueron llamados a indagatoria en la causa que tramita Augé.

En este expediente también que fue procesado sin prisión preventiva y con prohibición de salir del país el exespía Alan Ruiz, sindicado como el jefe operativo de la banda que realizó las tareas bajo el falso argumento -según los investigadores- de que ambos domicilios podían ser eventuales blancos de ataques terroristas, una causa que estaba radicada en el juzgado de Lomas de Zamora a cargo del juez Federico Villena, quien poco después y por esta causa debió excusarse de intervenir en este expediente.

Según la acusación de Augé y de la fiscal Cecilia Incardona, Arribas presentó notas en el Congreso en las que intentó ocultar esa maniobra de espionaje ilegal, al asegurar que esas tareas de inteligencia habían sido habilitados por orden judicial.

De los testimonios recogidos en el expediente, entre los que hay un testigo de identidad reservada, se reconstruyó que la orden que Ruiz había dado su equipo era la de “detectar si se llevaban o sacaban cosas, si había mudanzas, si se transportaban bolsos, mochilas, documentación y/o dinero, como así también si en esos dos domicilios recibían ese tipo de objetos o se desarrollaban esas actividades”.

La “vigilancia” se hacía, de día, desde un auto ubicado en las inmediaciones de los blancos a espiar –uno de ellos detectado el 6 de agosto de 2018 por personas que frecuentaban el Instituto Patria- desde donde los espías podían verlo todo; mientras que por las noches se utilizaban “autos de técnica” que tiene cámaras indetectables y que quedaban estacionados y sin ocupantes.

En ese contexto fue que, el 9 de agosto de 2018, Arribas y Majdalani “suscribieron conjuntamente la Nota con sello de identificación de la AFI N° 8201 que fue presentada ante la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Control y Actividades de Inteligencia” con el que buscaron justificar las actividades desarrolladas por los espías descubiertos.

Esta causa se inició por una denuncia presentada por la interventora de la AFI, Cristina Caamaño, quien entre otros elementos relató que ese organismo, durante la gestión Cambiemos adquirió el Earthwatch, un software basado en fotografías de alta definición que se toman desde un satélite, y que se pudo haber utilizado para fines ilegales.

“Se utilizó desde finales de octubre de 2018 hasta finales de octubre de 2019, sin ningún tipo de control judicial, y durante todo el período previo a las elecciones nacionales del año 2019”, se indicó en la denuncia.