La Cámara Federal de Casación rechazó por “inadmisible” un recurso extraordinario presentado por el expresidente Mauricio Macri para que el juez Eduardo Farah sea apartado de la causa vinculada a Darío Nieto por espionaje ilegal, y en la que el jefe del PRO también está imputado.

El referente opositor intentó llegar hasta la Corte Suprema contra la decisión de confirmar a Farah en el caso, tomada en la Cámara Federal porteña y dejada firme luego en Casación

Macri recusó a Farah por supuesto temor de pérdida de imparcialidad, tras declaraciones del juez vinculadas a presiones que recibió durante su gobierno desde la llamada "mesa judicial" luego de que votó a favor de la excarcelación de dos empresarios, Fabián De Sousa y Cristóbal López.

En su voto contra la recusación, el juez Juan Carlos Gemignani, de la Cámara Federal de Casación Penal sostuvo que la apelación “exige entre otros requisitos que la sustancia del planteo en que se funda implique el debate de una cuestión federal, lo que en la especie no ocurre”.

De la misma manera votó el juez Eduardo Riggi. En cambio, la jueza Liliana Catucci votó a favor de habilitar la revisión del caso.

Farah interviene como juez de la sala II de la Cámara Federal porteña en la instancia de revisión de decisiones tomadas en esa denuncia que presentó Macri junto a su exsecretario privado Dario Nieto, por presuntas irregularidades cometidas con teléfonos secuestrados en la investigación por espionaje ilegal durante el gobierno de Cambiemos.

De esta manera, los jueces Farah, Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi deberán definir si confirman o no los procesamientos dictados en la causa principal de espionaje ilegal en la que está comprometida la cúpula de la AFI durante el gobierno de Cambiemos.