El ex presidente Mauricio Macri calificó este lunes como "un ajuste de cuentas" por parte del kirchnerismo la causa judicial en su contra por el supuesto espionaje ilegal durante su gestión.

Además, Macri se mostró confiado en que la Argentina va a "entrar en un proceso de 20 años de crecimiento", aunque alertó que será "con un gobierno capitalista y pro-empleo".

El fundador del PRO se pronunció así al participar de forma virtual del XIII Foro Atlántico de la Fundación Internacional para la Libertad, junto a figuras internacionales como los presidentes Sebastián Piñera (Chile) e Iván Duque (Colombia) y el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

"Vamos a entrar en un proceso de 20 años de crecimiento con un gobierno capitalista y pro-empleo", sentenció el ex mandatario, quien además remarcó que "el populismo regala presente hipotecando el futuro".

Macri también volvió a alertar por la situación institucional que vive el país en medio de la pandemia, y afirmó que la vicepresidenta (Cristina Kirchner), con apoyo del presidente (Alberto Fernández), quiere cambiar la mayoría (en el Senado) para poner un fiscal militante", en referencia al proyecto de ley sobre el procurador general que tiene media sanción en la Cámara alta.

Sobre la denuncia de espionaje ilegal, remarcó: "Es claramente un ajuste de cuentas, quieren equilibrar la situación procesal de la ex presidenta con la nuestra. Nosotros no espiamos a nadie".

La muerte de Diego Maradona

Además, Macri se refirió a la muerte de Diego Maradona, con quien tuvo una turbulenta relación desde sus épocas como presidente de Boca Juniors. "Impresionante, estamos todos impactados con la noticia, porque todos suponíamos que este desenlace en algún momento iba a suceder, por la vida agitada que llevó, pero cuando llegó el momento fue un golpe muy grande para todos", expresó.

Hasta ahora, en lo referido al fallecimiento del astro, el ex mandatario se había limitado a publicar un escueto tuit: "Un día muy triste para todos los futboleros del mundo, especialmente los argentinos. Serán imborrables las enormes alegrías que Diego nos dio", dijo el mismo miércoles pasado.

Este lunes, Macri amplió lo que sintió por el suceso: "Tuve la suerte de tener una relación prolongada con él, por más que tuvo buenos y malos momentos. Pero lo primero viene del sentimiento del hincha de fútbol y del sentimiento de argentino que está eternamente agradecido con las algerías que nos dio", relató. "Fue un impacto muy grande. Todos reflexionamos alrededor de lo que nos dio y de lo difícil que fue para él llevar la carga de ser Maradona. Es muy complejo tener tanta centralidad, tan joven, de un día para el otro", agregó el fundador del PRO.

"Por eso yo con los conflictos que tuve, que fueron muchos como presidente de Boca, nunca me enojé con él. Vemos a diario en la política marearse por juntar algunos votos alguna vez. Imaginémonos estar en el lugar de él que hizo cosas que lo acercaban al mundo de la fantasía. También por lo que transmitía, porque no es solo lo que jugaba. Él transmitía algo muy rebelde, muy convocante, fuera de la cancha".

Con el correr de los años, eso fue transmutando en "posiciones políticas en las que por supuesto no coincidimos", agregó Macri en referencia al histórico apoyo de Maradona al peronismo y en el último año al gobierno del Frente de Todos.

Además, reconoció que el campeón mundial en 1986 "era muy solidario con los compañeros". "Cuando él defendía el trabajo de los jugadores de fútbol era un hombre que creía en el esfuerzo personal, en la superación", afirmó.