La Policía Federal allanó este jueves la vivienda de Darío Nieto, secretario privado del ex presidente Mauricio Macri, en el marco de la causa en la que se investigan supuestas maniobras de espionaje ilegal desplegadas desde la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el gobierno de Cambiemos.

La orden de allanamiento fue librada por el juez del caso, Federico Villena, y tuvo como principal objetivo el domicilio de Nieto, un joven que se desempeñó como ex secretario privado administrativo de la Coordinación General de Asuntos Presidenciales.

Fuentes judiciales sindicaron a Nieto como la persona que intermediaba entre el ex presidente Macri y la ex directora de Documentación Presidencial, Susana Martinengo, quien aparece en el expediente como quien recibió al menos una docena de veces en Casa Rosada a los espías acusados de hacer espionaje ilegal sobre ex funcionarios, sindicalistas y periodistas, entre otras víctimas.

Aunque Martinengo trabajó con Macri desde 2007 cuando era jefe de Gobierno y tenía su despacho muy cerca del suyo, Macri dejó trascender que no la conoce, según informó el diario La Nación.

En el allanamiento del departamento este jueves, ubicado en un edificio de la calle Guatemala al 4700, en el barrio porteño de Palermo, el juez ordenó secuestrar computadoras, teléfonos celulares, pendrives y notebooks, además de documentos y libretas que pudieran aportar información al expediente.

El procedimiento en la vivienda de Nieto no fue el único de la jornada: se produjeron cuatro allanamientos simultáneos en distintos puntos de la Ciudad de Buenos Aires; tres en domicilios particulares y uno en un estacionamiento, en los barrios porteños de Palermo y Recoleta, según pudo reconstruir Télam.

Durante el allanamiento de Nieto se produjo un incidente que disparó los rumores de su detención, que finalmente no se concretó: como estaba fuera de su casa, cuando vio que llegó la Policía en lugar de facilitar el operativo se recluyó en su auto y envió algunos mensajes de texto en los que habría informado que lo detendrían.

Finalmente Nieto accedió a colaborar con los agentes que encabezaron el operativo y la policía pudo secuestrar los elementos requeridos por el juez Villena, en un operativo que se realizó con la delicadeza del caso dado que el investigado fue padre hace poco tiempo.

La justicia seguía los pasos de Nieto hace varios días luego de que su nombre apareciera en comunicaciones entre imputados en el expediente que tramita en Lomas de Zamora, según pudo averiguar de Télam de fuentes judiciales.

El juez federal Villena ya había allanado anteriormente la casa del ex director de Contrainteligencia de la AFI Diego Dalmau Pereyra, así como de la cárcel de Ezeiza, para investigar si hubo espionaje ilegal a ex funcionarios kirchneristas detenidos en ese penal.

El sábado pasado fue detenido el ex espía de la AFI Alan Ruiz, acusado de espionaje ilegal contra Cristina Kirchner y el Instituto Patria, aunque fue en el marco de una causa paralela a cargo del juez federal Juan Pablo Auge y no de la que maneja el juez federal Villena.

Pablo Bruera se constituyó como querellante

El ex intendente de La Plata Pablo Bruera, quien también integra la lista de las personas que habrían sido espiadas ilegalmente por la AFI durante la gestión de Cambiemos, se constituyó en querellante en el marco del expediente que tramita en la Justicia Federal de Lomas de Zamora y hoy presentó pruebas en las que denunció "feroz persecución familiar y política" en su contra.

En el escrito al que tuvo acceso Télam, el ex jefe comunal relató que desde 2016, cuando finalizó su mandato, sufrió "persecución política" y reveló que también su grupo familiar y su espacio político fueron espiados.

En ese marco, pidió que "se requiera a las autoridades competentes de la Casa de Gobierno de la provincia de Buenos Aires el registro de entrada y salida de los agentes Leandro Araque, Facundo Melo y Jorge Saez".

Además, solicitó que se le informe "si es conocimiento del juzgado prueba oficial sobre la denominado Base 8”, agentes que presuntamente se dedicaban al espionaje ilegal en la ciudad de La Plata.

En su escrito, enumeró una serie de actos a los que calificó de "ataques y persecuciones de gravedad institucional" que fue denunciando oportunamente, como "una pintada vandálica" en 2015, y en 2016 un atentado que rompió las puertas de la sede del Partido Justicialista de La Plata, del que él era presidente.

Bruera fue intendente del partido de La Plata desde 2007 hasta 2015 por el Frente para la Victoria y fue sucedido por el actual intendente, Julio Garro, de Juntos por el Cambio.

En la causa también se presentaron como querellantes la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y el vicejefe de gobierno Diego Santilli.