Los números presentan cifras cada día más preocupantes, tanto por los aumentos de contagios cuanto por la concentración de los mismos en el área del AMBA y, más específicamente en los barrios populares. Tanto, que desde Ciudad y Nación reconocieron la preocupaciòn y señalaron que considerarán la posibilidad de replantear el proceso de flexibilización del aislamiento.

El Ministerio de Salud de la Nación confirmó por la mañana quince nuevos fallecimientos por coronavirus desde el parte emitido el miércoles, lo que eleva la cifra de muertes a 344, con edad promedio de 76 años.

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, comentó que si se toma el total de casos acumulados desde el inicio de la pandemia, un 70 por ciento de ellos (4.797 test positivos) corresponden al Área Metropolitana de Buenos Aires.

Si se toma la última jornada, el 86% -274 de 316- de los casos se dieron en el AMBA. En lo que respecta a los fallecimientos, su incidencia también es decisiva: 259 muertos de 344 totales a nivel país. Además del alza en la cantidad de positivos y de fallecidos, también se está registrando un alza en el índice de positividad, es decir, la cantidad de detectados considerando la cantidad test realizados.

En la villa "es más difícil el aislamiento" y el virus "se expande a una velocidad muy fuerte"

El ministro de Salud, Ginés González García, admitió su preocupación: "Claramente en los últimos días hay un incremento de casos que tiene que ver con que el virus entró en barriadas humildes, sobre todo de la Ciudad de Buenos Aires y un poco en la provincia de Buenos Aires", expresó. 

González García, por otro lado, desestimó que la mayor cantidad de casos registrados en los últimos días se relacione con la reactivación de rubros económicos. El funcionario sostuvo que en la villas "es más difícil el aislamiento" y el virus "se expande a una velocidad muy fuerte".

En los barrios populares, hiperpoblados, es más complicado mantener la distancia social y se hace más difícil sobrevivir sin changas, aún con el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que contempla el pago del bono de $10.000 del Gobierno, y a la Asignación Universal por Hijo (AUH).

El ministro ponderó las acciones de testeos focalizados en los barrios populares: "Estamos ayudando muy intensamente a la Ciudad y partidos del conurbano, con mucha más vigilancia directa metiéndonos en los barrios, identificando focos mediante síntomas, actuando rápido y circunscribiendo la difusión del virus", dijo al respecto.

La vuelta de la cuarentena estricta

Su colega porteño, Fernán Quirós, dijo que se evalúa la posibilidad de volver a instaurar una cuarentena estricta en la Ciudad de producirse un pico de contagios de coronavirus que, según consideró, llegará durante la primera quincena de junio con registros probables de hasta 1000 casos diarios.

"En la Ciudad estimamos que en el peor momento de la pandemia vamos a tener cerca de 800 a 1000 casos por día, y eso no va a ocurrir en las semanas inmediatas, sino que probablemente podría ocurrir en la primera quincena junio", dijo el funcionario en declaraciones a radio CNNArgentina.

Fuentes cercanas a Horacio Rodríguez Larreta aseguraron a Télam que la postura de Quirós cuenta con el respaldo del jefe de Gobierno porteño y afirmaron que si los contagios "escalan, se va a tomar la decisión de volver atrás sin duda".

El mismo argumento fue utilizado por el ministro de Salud al señalar que "en el momento en que el pico de casos empiece a subir, naturalmente vamos a desandar las medidas y se volverá a una cuarentena estricta porque será el momento de mayor contagiosidad y el momento de más cuidarnos".