Un ex CEO de la empresa IVECO, la marca que fuera la única  patrocinante del programa Fútbol para Todos, declaró ante la jueza María Servini de Cubría y complicó a los exjefes de Gabinete  involucrados, entre ellos Aníbal Fernández: “Nos mandaban el  contrato desde la Jefatura de Gabinete de Ministros”.

Contrariamente a lo que había declarado Fernández, el exCEO de IVECO Natale Rigano dijo que la negociación por la  contraprestación en minutos de aire en el programa Fútbol para  Todos era con la Jefatura de Gabinete de Ministros.

El primer convenio que se firmó en 2010 fue de 7 millones de  pesos, el segundo de 2011 de 9 millones, el tercero de 2012 de  seis millones, el cuarto también de ese año con 19 millones, el  quinto en 2014 de 20 millones y el último, el sexto, de 2015 por  28 millones.

Por todos IVECO entregó camiones como canje por minutos de  publicidad en televisión en el programa Fútbol para Todos,  aunque en las últimas adendas era una parte en unidades  motorizadas y otra en efectivo.

Rigano declaró como imputado acusado de ser parte de la  maniobra defraudatoria, pues un informe de la Auditoría General  de la Nación estableció que el contrato por minutos de  publicidad fue desfavorable para el Estado Nacional.

Aníbal Fernández había asegurado que el acercamiento de  IVECO fue a través de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA)  e, incluso, figura una nota en el expediente en manos de Servini de Cubría, en el que la entidad deportiva pedía a Jefatura de  Gabinete de Ministros que la empresa de camiones fuera spónsor.

Pero para la Justicia no fue más que una “simulación” y  ahora en su declaración Rigano confirmó lo que se sospechaba.

“Nosotros con AFA nunca negociamos”, aseguró el italiano,  quien además dijo que Úl logró acercar el ofrecimiento de sponsoreo primero a Aníbal Fernández a través de un contacto:  “Le pedí el sponsoreo del fútbol, el naming del torneo, porque éramos la única empresa argentina que fabricaba camiones”,  señaló.

Además, aclaró Rigano, en ese primer encuentro le hizo saber a Aníbal Fernández que la intención de la empresa era pagar con  la entrega de camiones al Estado Nacional por minutos de aire en el programa Fútbol para Todos y porque ellos ya tenían un “stock” importante de unidades.

“Él me contestó que era una cosa que no podía decidir el  solo, que tenía que ser discutida a nivel del gabinete, con  otros ministerios”, señaló y agregó que lo puso en contacto  además con la gente de Fútbol para Todos.

“Tuve reuniones también con (Juan Manuel) Abal Medina, (Jorge)  Capitanich y con sus jefes de gabinete. Cuando ya estaba todo  arreglado, las negociaciones se referían a los aumentos y a la  cantidad de camiones en proporción al precio”, acotó.

También explicó que el contrato les llegaba de Jefatura de  Gabinete de Ministros “con intervención de la SIGEN y sus áreas  de legales del gobierno” y que luego de ser analizado por la empresa se aprobaba.

Ante la pregunta del Juzgado de por qué se enviaban las  notas para renovación del contrato a la AFA, si la que  negociaba era la Jefatura de Gabinete de Ministros, Rigano dijo  que así lo exigía “la gente del programa Fútbol para Todos”.

“Nosotros con AFA nunca negociamos, si se hizo un evento  llamativo con mucha prensa y periodistas, estaba Grondona,  Aníbal Fernández”, concluyó.

Incluso, este viernes declaró también como imputado otro CEO de IVECO, Marcus Cheistwer, quien aseguró que en la Jefatura de  Gabinete de Ministros le pedían renovar el sponsoreo para el  programa Fútbol para Todos.

Antes de fin de año, la jueza Servini de Cubría resolverá la situación procesal de Aníbal Fernández, los directivos de IVECO  y de Luis Segura, entre otros.

Además, en los últimos días el Juzgado y a pedido del fiscal Eduardo Taiano se libró un exhorto a Estados Unidos pidiendo  copia de lo declarado por el empresario Alejandro Burzaco, quien  confesó un sistema de pago de sobornos para acceder a derechos de  televización de partidos internacionales.