Susana Martinengo, excoordinadora de la Secretaría de Documentación Presidencial durante el gobierno de Mauricio Macri imputada en la causa por supuesto espionaje ilegal, fue excarcelada por el juez federal de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé.

Martinengo cumplía prisión domiciliaria tras haber sido detenida por orden del juez Federico Villena, quien fue apartado del caso. Ahora, Augé le concedió la excarcelación al concluir que no hay elementos para determinar que la exsecretaria pueda "entorpecer la investigación" o "eludir el accionar de la Justicia", informaron fuentes judiciales.

La imputada es investigada en la causa por maniobras de espionaje ilegal a políticos, funcionarios, empresarios y periodistas, entre otras víctimas, que quedó a cargo de Augé luego que la Cámara Federal de La Plata apartó del caso a Villena ante la posibilidad de que pierda imparcialidad.

En la causa fue indagada al igual que otros acusados, pero todavía no se resolvió su situación procesal.

La Justicia la imputó por haber mantenido presuntas reuniones con agentes de la Agencia Federal de Inteligencia ( AFI) en su despacho de la Casa Rosada desde 2018 a principios de 2019, quienes son investigados por llevar adelante operativos ilegales de espionaje con la excusa de llevar adelante tareas de inteligencia para garantizar la seguridad de la cumbre del G20 en 2018, entre otras cosas.

Ante su excarcelación y su situación judicial, Martinengo tiene ahora prohibido salir del país y le fue retenido su pasaporte.

"No se encuentran reunidos los elementos que permitan presumir de manera fundada que Susana Mabel Martinengo intentará eludir el accionar de la Justicia o entorpecer la investigación”, concluyó Augé en su resolución.

En su declaración indagatoria, Martinengo negó haber tenido vínculo o trato con el presidente Macri durante su trabajo en la Casa Rosada y aseguró que nunca recibió un informe de Inteligencia, ante las declaraciones de ex espías que afirmaban que era quien derivaba la información al mandatario. Reconoció, de todos modos, que tenía una "relación personal" con algunos de los exagentes y aseguró que hablaban de su aspiración a ocupar un cargo político.

La ex coordinadora de Documentación Presidencial es una de las más de 20 personas detenidas en el marco de la causa que investiga supuestas tareas de espionaje ilegal durante la gestión de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani al frente de la AFI.