Cerca de 50 familiares de los tripulantes del ARA San Juan, que se hundió a fines de 2017, se presentaron ayer ante la Cámara Federal de Mar del Plata para ver por primera vez las imágenes captadas del submarino hundido a 907 metros de profundidad, en una audiencia cargada de "expectativas" y "sentimientos cruzados", de acuerdo a lo que explicaron al ingresar a la sede judicial.

Esposas, padres, madres y hermanos de los 44 submarinistas ingresaron minutos después de las 13 a la sede judicial marplatense, para conocer en detalle, a través fotografías y de más de seis horas de video en bruto, el estado de la embarcación hallada a 907 metros de profundidad el 17 de noviembre, dos días después del primer aniversario de su desaparición en el Atlántico Sur.

La sede marplatense fue una de las 17 dispuestas en todo el país por parte de la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, para que unos 140 familiares pudieran acceder de manera simultánea, mediante un sistema de videoconferencia, al material obtenido por el buque Seabed Constructor, perteneciente a la empresa Ocean Infinity, contratada por el gobierno para llevar adelante la búsqueda.

"Necesitamos ver para creer, y luchamos mucho para esto. Pero además de expectativas, desde ayer tengo sensaciones cruzadas y un nudo en el estómago porque no sé con qué me voy a encontrar", dijo a Télam Marcela Moyano, mujer de Hernán Rodríguez, jefe de máquinas del San Juan, minutos antes de ingresar a la audiencia. En la exhibición de las imágenes, participaron además los abogados Lorena Arias, Valeria Carreras y Gerardo Rodríguez Arauco, representantes de tres de las cuatro querellas que tiene la causa.