Los dirigentes peronistas del denominado G7, responsables de impulsar el Encuentro por la Unidad que el pasado 8 de febrero sesionó en la Universidad Metropolitana (UMET), se volvieron a juntar ayer ocasión en la que decidieron convocar para la primera quincena de marzo a un debate sobre diversas temáticas.

Con la idea de derrotar a Cambiemos en las elecciones de 2019, desde hace varias semanas los dirigentes Agustín Rossi, Daniel Filmus y Jorge Taiana (Unidad Ciudadana), Alberto Fernández (Cumplir), Felipe Solá y Daniel Arroyo (Frente Renovador) y Fernando "Chino" Navarro (Movimiento Evita), vienen impulsando un espacio de debate que posibilite zanjar las diferencias existentes dentro del justicialismo.

Ayer, coordinados por Nicolás Trotta, se volvieron a encontrar.

"La actividad que estamos convocando para la primera quincena de marzo en principio tendrá una frecuencia quincenal y luego semanal e inicialmente tendrá lugar acá en Buenos Aires. En ella y con tiempo y la participación de los compañeros convocados, se debatirán temas como educación, economía, seguridad, pobreza y justicia", dijo el Chino Navarro consultado por este diario.

El dirigente del Movimiento Evita consideró que se encuentran "en una etapa de búsqueda de instrumentos que no solamente sean una exposición de cuatro o cinco dirigentes o especialistas sobre determinado temas, sino para que además haya una participación activa de los concurrentes".

En esa dirección, agregó que a través de las redes sociales buscarán que las actividades puedan ser "vistas en todo el país en forma directa y en tiempo real" y que también buscarán "replicar estas charlas en el interior del país"

Para ello, se han contactado "con dos o tres provincias -Mendoza, Entre Ríos y San Juan-, con las que ya hay avances para ver por dónde arrancamos este tipo de actividad".

Navarro dijo que a partir de la convocatoria comenzaron a recibir "una gran cantidad de llamados de intendentes, diputados, dirigentes de todos los rincones en reclamo de la unidad, lo que demuestra que se ha generado una gran expectativa, lo que nos sorprende", concluyó diciendo.

Lo que comenzó como un acercamiento de diversas vertientes internas del peronismo, ahora pretende robustecerse sumando a dirigentes de peso como Sergio Massa y Florencio Randazzo.

En busca de una definición de su jefe político, el ex gobernador Felipe Solá dijo que "Sergio Massa va a tener que sumarse a la unidad del peronismo" porque lo importante es la unidad para enfrentar al neoliberalismo". Bajo esa misma pretensión, Alberto Fernández afirmó que "el mayor problema de Macri es que el peronismo se una".