La Sala II de la Cámara Federal dictó la falta de mérito en la causa por supuestas irregularidades en la compra de gas licuado para el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido y el ex secretario de Coordinación de esa cartera Roberto Baratta, quien recuperará su libertad en las próximas horas.

La decisión la adoptó el tribunal con los votos de los jueces Jorge Ballestero y Martín Irurzun, mientras que Leopoldo Bruglia, se expresó en disidencia. Mientras Baratta será liberado, De Vido continuará detenido porque tiene prisión preventiva en otra la causa que investiga presuntos hechos de corrupción en la mina de Río Turbio.

Con esta decisión, la Cámara revocó el fallo de primera instancia del juez federal Claudio Bonadio, quien había procesado a los ex funcionarios tras un peritaje que estableció que se aprobaron compras, entre 2008 y 2015, con sobreprecios de unos 7.000 millones de dólares.

La compra de gas líquido era a través de Enarsa y el fluido era regasificado en las plantas de Ingeniero White, en la zona de Bahía Blanca.

La Cámara le pidió profundizar la investigación y cuestionó el peritaje que realizó el experto David Cohen.

"Comparó el precio del gas natural en estado gaseoso, seco -tal como fluye por los circuitos instalados en Estados Unidos, o sea, el Henry Hub-, con el del gas en su estado líquido, el único que, al ser trasportado por buques, puede ser importado hasta estas latitudes" y "si bien su composición puede ser la misma, su diferente estado y la incidencia de los procesos para arribar a él, determina que no pueda existir comparación posible", señaló en su voto Ballestero.