La audiencia de conciliación convocada para este domingo por el juez subrogante de La Paz, Raúl Flores, terminó sin un acuerdo entre las partes debido a que la querella, que representa a los tres hermanos Etchevehere, no se presentó en el juzgado y decidió recusar al magistrado en cuestión.

Quienes sí concurrieron fueron los abogados de Dolores Etchevehere, Lisandro Mobilia y Daniela Verón -que forman parte de la defensa a cargo de Juan Grabois-, quienes propusieron que el Colegio de Abogados de Entre Ríos (CAER) disponga de un lugar neutral y otras medidas para apaciguar el conflicto judicial.

Por su parte, Luis Miguel Etchevehere y sus hermanos Sebastián y Juan Diego, por medio de sus abogados, tomaron la decisión de recusar al juez Flores, un asunto que se definirá en las próximas horas, y se ausentaron de la conciliación "sin previo aviso".

En la audiencia, el magistrado resolvió tener presente el acuerdo que acercó la defensa de Dolores Etchevehere, que consiste en "proponer un lugar neutral de conversación, ofrecido por el Colegio de Abogados de Entre Ríos, en la ciudad de Paraná, para que las partes lleguen o empiecen a acercarse a una solución pacífica".

También contempla "determinar ingresos y egresos distintos en el inmueble, a fin de que se respete la propiedad privada de cada una de las partes, y para que no se interrumpa la producción agropecuaria de los hermanos Etchevehere, y que Dolores Etchevehere pueda realizar la actividad agroecológica que inició".

"Respecto del bien en cuestión, que está en sucesión, que sea el Director de Catastro que los asista en el deslinde de la fracción de la propiedad que reclama su representada, colocar mojones, para asegurar la propiedad de cada una de las partes", indica el acuerdo de la defensa.

Por último, reclama que "haya custodia policial y seguridad permanente" para "garantizar la integridad física" de Dolores Etchevehere y que "alguna oficina de violencia de género esté presente con un representante".

 

 "Son corruptos y no trabajan"


Dolores Etchevehere aseguró este domingo por la mañana que sus hermanos Luis Miguel, Sebastián y Juan Diego "son corruptos" que "no trabajan", sino que "manejan hilos dentro del poder como para acceder a posibilidades de negocios que les den muchísimo dinero a cambio de muy poco".

"Los Etchevehere corruptos son Luis Miguel, Sebastián y Juan Diego. En mi caso soy muy rigurosa cuando les digo corruptos. Esto que está pasando no lo mezclo con los sentimientos. Son dos categorías de pensamiento diferentes. Soy pragmática", subrayó Dolores en declaraciones al programa "El Gíglico", que conduce Mauro Viale por Radio Rivadavia.

En ese sentido, prosiguió: "Una cosa es lo que ocurre afuera, en la entrada, y otra cosa es lo que ocurre en el campo mismo, donde estoy yo con todos los integrantes del proyecto Artigas. Adentro estamos trabajando concentrados. El proyecto Artigas está en marcha".

Defendida por Juan Grabois, la hermana de los Etchevehere aseguró que lo que están haciendo sus hermanos "está caracterizado por la violencia, el patotetirismo, el apriete, la presión".

En tanto, consideró que ella para sus hermanos es "una posibilidad económica, de la misma manera que es una posibilidad un peón que ellos creen que es mano de obra barata".

"Ellos no trabajan. Ellos hacen negocios sin plata. Manejan hilos dentro del poder como para acceder a posibilidades de negocios que le den muchísimo dinero a cambio de muy poco. Jamás trabajaron", indicó.

Y agregó: "Si no denuncio los actos de corrupción de esta gente, corro el riesgo de quedar involucrada en sus actos ilícitos. Estoy segura de que son corruptos. Y está confirmado por los aportes que hicieron a distintas organizaciones".