El presidente Alberto Fernández aseguró que "la calidad científica argentina y el ingenio argentino" serán factores clave para contener el avance del coronavirus en los barrios populares porque "no hay experiencia" en el mundo sobre cómo lidiar con los contagios en ese tipo de aglomerados.

"Estamos en una etapa en la que no hay experiencia, en cuanto a qué pasa en los barrios populares. Estamos haciendo nuestro propio protocolo porque no hay antecedentes; los de los países cercanos, que no voy a mencionar, no son buenos antecedentes a seguir", dijo Fernández en una entrevista con radio FM Metro en la que señaló que Argentina siguió la experiencia de Europa para hacer frente al virus.

En este marco en el que no existe un antecedente que el país pueda utilizar para la situación de propagación del virus que se da en los barrios populares, el jefe de Estado dijo: "Vamos a tener que prestarle mucha atención a lo que ocurre allí y buscar en la calidad científica argentina y en el ingenio argentino para resolver" los contagios.

Detalló que las medidas de países europeos como España, Francia e Italia "ayudaron mucho" a la hora de adoptar resoluciones para Argentina. Pero insistió en remarcar que las villas y asentamientos no existen en esos países y, por eso, el Gobierno tiene que "esforzarse mucho, ya que Argentina está llegando a un punto donde el mundo no había llegado: el virus en los barrios populares".

Fernández defendió la necesidad de que la cuarentena sea estricta en barrios como Villa Azul, en el conurbano bonaerense, debido a la velocidad de los contagios en lugares "muy populosos" y donde "las condiciones de vida son muy precarias, con muy alta cercanía".

"El problema es que tenemos un mirada muy porteña. Está claro que tenemos un problema y tenemos que ir cuidadosamente viendo cómo evoluciona porque estamos frente a un virus que no sabemos cómo se controla; hay que ser muy cuidadosos", reflexionó. En este contexto, consideró que "está claro" que en el AMBA existe un "problema" y propuso: "Debemos esperar cuidadosamente cómo evoluciona".

Por otra parte, Fernández aseguró que "su sueño" como Presidente "no es enamorarse de la cuarentena", pero destacó que es "el único remedio que la ciencia dice que funciona".

"¿Alguien puede pensar que me puedo enamorar de la cuarentena? ¿Ese puede ser el sueño de un presidente? Quiero un país que produzca, que esté de pie. Estamos aplicando el único remedio que la ciencia dice que funciona", precisó.

Consultado sobre las protestas que se produjeron el pasado fin de semana contra la cuarentena, respondió: "Las he visto, no las entiendo. Pero hay una parte que sí entiendo, que es la parte del que demanda poder trabajar".

A la vez, consideró que es "absolutamente entendible" el reclamo de quienes quieren trabajar, por lo que el Gobierno destinó "dos puntos del PBI a tratar de sostener a todos los que están en peor situación, a pagarle el 50% del sueldo a los que están empleados e ir con ayuda económica a los que están sin empleo o con empleo precario".