Los argentinos esperaban no repetir episodios que desgastan. En 2015, el traspaso de mando terminó por convertirse en una novela sin fin entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri. Nunca pudieron ponerse de acuerdo sobre dónde se haría la entrega del bastón y la banda presidencial. Las diferencias entre el kirchnerismo y el macrismo no parecen haberse saldado después de cuatro años.

Cambiemos siempre quiso hacer los traspasos en la Casa Rosada, como fue la de Raúl Alfonsín, Carlos Menem, y Fernando De la Rúa. En cambio, Néstor y Cristina Kirchner recibieron los atributos en el Congreso de la Nación. Alberto Fernández seguirá con esa misma línea. Después de una reunión entre el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y Santiago Cafiero, quien suena como sucesor, llegaron a un acuerdo de que el que asume es el que define el lugar.

Según el artículo 93 de la Constitución Nacional, “al tomar posesión de su cargo el presidente y vicepresidente prestarán juramento, en manos del presidente del Senado y ante el Congreso reunido en Asamblea, respetando sus creencias religiosas, de desempeñar con lealtad y patriotismo el cargo de Presidente (o vicepresidente) de la Nación y observar y hacer observar fielmente la Constitución de la Nación Argentina".

No hay ninguna norma que diga que la transferencia de mando debe hacerse en la Rosada. De allí viene la interpretación de ambos lados. El actual gobierno intentó aprobar una ley que regule la transición pero no llegó a ser tratada en el Congreso. Incluso se pensó en la firma de un decreto ante la falta de acuerdo con el Frente de Todos.

La dupla Fernández-Fernández asumirá el mando en el Congreso. El flamante presidente hablará ante la Asamblea Legislativa, y luego se trasladará a la Casa Rosada para la toma de juramento de sus ministros. La jornada terminará con un saludo a los militantes desde el balcón de Balcarce 50.

Las diferencias quedaron expuestas cuando el Gobierno reconoció que fueron casi nulos los contactos con los delegados de Alberto en cuanto a la herencia que dejará Macri. Según pudo saber este diario, hubo algunos llamados "informales" con los equipos de Fernández y funcionarios nacionales. "De la transición formal no hay nada. Todavía no hay gabinete entrante", insistieron fuentes oficiales.

La orden del jefe de Estado fue que los ministros ordenen la información de sus carteras para informar a los sucesores. Pidió "abrir la información, cooperar y colaborar con el gobierno entrante", contaron fuentes gubernamentales a este diario.

Si bien no hubo encuentros cara a cara, intercambiaron llamados telefónicos. En la Casa Rosada reconocieron que quieren avanzar pero una vez que estén definidos algunos ministros. Otro de los intermediarios del Gobierno es el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. "Por ahora los contactos son buenos, permanentes e informales", informaron desde el entorno del funcionario. Pese a la designación de los cuatro coordinadores- Santiago Cafiero, Eduardo “Wado” De Pedro, Vilma Ibarra y Gustavo Béliz- no se logró un acercamiento formal.

Más notas de

Natalia Vaccarezza

La agenda del Gobierno, entre la pandemia y la economía

Alberto en Olivos

Coronavirus, recesión, desempleo y pymes, las principales preocupaciones del Gobierno

Alberto en Olivos

El Gobierno define la continuidad de la cuarentena

Cafiero, Larreta,De Pedro, Ibarra y Quiroz

Conflicto por el bono de $10000: Echaron a Vanoli de la Anses

La disputa por el pago del bono social detona la salida de Vanoli de la Anses

Extenderían la cuarentena hasta mayo

Extenderían la cuarentena hasta mayo

Diputados bajan sus sueldos un 40%

Los jefes de bloque

Mensajes de Alberto, entre el coronavirus y el 24 de marzo

El Presidente junto al gabinete

Alberto Fernández, el piloto de tormentas

Hoy en la Rosada

El Gobierno prepara nuevos anuncios

El Gobierno prepara nuevos anuncios

Cómo será el paquete de la Reforma Judicial

Asamblea Legislativa