En una entrevista con el programa "Tarde pero temprano", que conduce Oscar González Oro, en radio Rivadavia, el presidente Alberto Fernández ratificó que el oficialismo discute en el Congreso un "aporte por única vez" de las grandes fortunas en medio de la emergencia por el coronavirus, y no un impuesto, a la vez que reiteró que los asuntos impositivos son cuestiones que debe resolver el Poder Legislativo.

Dijo que se trata de "un aporte por única vez a las grandes fortunas de la Argentina, que son 11 mil personas". "A ellos se les pide un aporte por única vez", señaló el jefe de Estado, aunque aclaró: "Es un tema del Congreso, no está dentro de mis facultades".

Además, el Presidente aseguró que la gestión de Mauricio Macri encaró un "proceso de degradación del Estado", aunque dijo que no busca hablar "del pasado" porque hay "que resolver los problemas del hoy". Advirtió esta tarde sobre la "magnitud" del nivel de informalidad de la Argentina, y dijo que "se ve potenciado por los que evitan pagar impuestos y ocultan sus actividades".

"Hay una millonada de personas fuera del sistema y cuesta detectarla", alertó, y remarcó que "cuando el Estado tiene que ir en socorro de la gente, cuesta identificarla". "No soy amigo de generalizar, pero la gente percibe eso porque ve que, por ejemplo, hay empresarios muy importantes que parecen enfrentar al Gobierno cuando hacen declaraciones de la deuda", apuntó.

Respecto del empresariado, el jefe de Estado consideró que hay una parte que "especula", aunque aclaró: "No me gusta mezclar".

El mandatario resaltó que la puesta en marcha del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) fue compleja, porque se trata de una ayuda destinada a "gente que no trabaja ni está registrada en ningún lado".

En la entrevista, apuntó contra la gestión anterior. "Tengan presente que tuvimos por cuatro años una gobernadora (María Eugenia Vidal), que decía que no iba a abrir un hospital más. Tuvimos un gobierno que eliminó un Ministerio de Trabajo y lo convirtió en Secretaría", subrayó Fernández.

El ex jefe de Gabiente sostuvo que el país presenció "un proceso de degradación del Estado, donde lo informático es solo una parte", al ser consultado sobre por qué había dificultades técnicas en acceder a los programas oficiales.

Deuda

Sobre la deuda, sostuvo que el Gobierno trabaja "muy bien" con el FMI y valoró las expresiones del organismo multilateral respecto de la negociación. "Los que piensan que nosotros no queremos negociar, se equivocan. Lo que no queremos es comprometernos a una deuda que no podemos pagar", argumentó el jefe de Estado.

"Con el Fondo estamos trabajando muy bien. He sido muy crítico y la sensación que tengo es que quieren una conducción técnica y razonable. Es gente que lee con sentido común la economía".
"Valoro muchas las expresiones de la directora del Fondo porque hemos tomado con seriedad el tema", enfatizó el jefe de Estado, y remarcó que "lo que no era serio era prestarle a un Gobierno que sabía que no podía pagar".

Afirmó que sigue "dialogando y negociando" con los acreedores, a quienes les pidió que "hagan una contraoferta razonable". "Si hay una contraoferta razonable, no tenemos empacho en analizarla, pero que la hagan", manifestó el jefe de Estado.

"El deseo del Gobierno es no defaultear", expresó. Enfatizó que el propósito es "pagar lo que Argentina pueda" y llamó a los acreedores a "estar tranquilos" porque "lo que les estamos ofreciendo es lo que podemos pagar"."Vamos a pagar en la medida de lo que podamos. Nos vamos a comprometer en esos términos", agregó. 

Sin embargo, los responsabilizó por la disparada del dólar para fugar divisas a través de operaciones bursátiles. "Esto yo ya lo viví en 2003. Los acreedores tienen cómo molestar en la economía interna y, lamentablemente, estas cosas pasan", enfatizó el jefe de Estado

En medio de la dura negociación de deuda, Fernández sostuvo que "tienen cómo hacerlo y tienen gente en la Argentina que se pone al servicio de ellos. Es un tema que me preocupa y estamos viendo cómo resolverlo. No hay argumento lógico para que esto pase".

"Si la economía no se mueve, ¿para qué necesitan estos dólares? Para especular", disparó

La economía y la pandemia

El Gobierno "le está prestando atención a la economía", al salir al cruce de quienes cuestionan el impacto de las medidas de aislamiento social sobre el nivel de actividad.

"Al Gobierno la economía le preocupa más o igual que al que más le preocupa, pero estamos viviendo una situación muy singular", sostuvo Fernández en alusión a la pandemia de coronavirus.
"Todo ocurrió en dos meses", dijo el jefe de Estado con relación a la emergencia sanitaria, y sostuvo que el Covid-19 "cambió la realidad del mundo".

Fernández defendió la emisión monetaria para cubrir la asistencia social, al señalar: "Tenemos mecanismos para controlar cómo el dinero circula y en eso estamos trabajando con el ministro de Economía, Martín Guzmán".

"Estamos en una situación excepcional, nunca la Argentina ni el mundo vivió esto. A los países que abrieron la economía, no les fue bien", sostuvo.

Con respecto al campo, sostuvo que es "el principal aliado, porque es el que trae divisas" al país. "Tiene que ser un socio central de la Argentina que viene", agregó. "Tenemos que ayudar al campo".

La economía argentina caerá este año entre 5 y 6 por ciento como consecuencia de la pandemia de coronavirus, estimó. "Creo que necesitamos pasar esta pesadilla de la pandemia y rápidamente poner todo en marcha", señaló.

El mandatario también explicó por qué no llama a expertos en economía para que lo asesoren, como hizo en el caso de la salud, por la crisis de coronavirus. "Los economistas tienen ideología y tienen sus propios dogmas. Si convoco a tres economistas tengo tres opiniones distintas", sostuvo Fernández, quien lanzó elogios, además, hacia el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Argentinos en el exterior

Por otra parte, Fernández aseguró que el Gobierno trajo al país "al 90% de los que querían volver", pero aclaró que la mayoría de los que aún están varados "fueron a radicarse a lugares donde no tienen trabajo" y ahora "quieren volver".

"Son argentinos que fueron a probar suerte al exterior y se han encontrado con que en el exterior está todo complicado y ahora quieren volver. Ya no son los que se fueron de viaje, son los que fueron a radicarse a lugares, donde hoy no tienen trabajo".

"En la medida donde podamos despachar vuelos, encantado", expresó el jefe de Estado.

El coronavirus en las villas y en las cárceles

Con respecto a un tema del que no habló al extender la cuarentena, pese a estar junto al jefe de gobierno porteño y el gobernador bonaerense, los territos más afectados, afirmó que Horacio Rodríguez Larreta, "está actuando con mucha responsabilidad" en medio del crecimiento de casos en la Villa 31.

"En los barrios vulnerables tienen un nivel de hacinamiento tan grande que la velocidad de contagio es impresionante, si uno se contagia ahí se expande a mucha velocidad el contagio. El jefe de Gobierno está actuando con mucha responsabilidad", señaló Fernández. Sostuvo que de la situación de las villas "hay que preocuparse y ocuparse".

Liberación de presos

Sobre la situación de los presos, que le hizo vivir la peor semana desde que asumió en diciembre del año pasado, hace sólo cinco meses, advirtió que "si un juez libera a alguien porque le pagaron es gravísimo", y afirmó que "las dos acordadas" de la Cámara de Casación fueron "correctas" pero no sabe "cómo las interpretaron" los jueces para otorgar prisiones domiciliarias.

"La verdad es que las dos acordadas de la (Cámara de) Casación fueron correctas, después no sé cómo lo implementaron porque escuché decir que liberaron gente con condenas por delitos muy graves", enfatizó Fernández.

El Presidente aseguró que "si un juez libera a alguien porque le pagaron es gravísimo", pero aclaró que no se animaría a "decir eso" porque no le "consta".