El presidente Alberto Fernández negó que el Gobierno considere estatizar empresas distribuidoras de electricidad y aclaró que el único objetivo es "desdolarizar las tarifas", ya que a pesar de los precios todavía se corta la luz cuando sube la temperatura.

"La Argentina tiene que hacer una revisión de todo, porque todos estos años se cobraron tarifas enormes en dólares y sin embargo sube la temperatura y se corta la luz", indicó el jefe de Estado en declaraciones a Radio Continental.

En este sentido, negó la posibilidad de que se estaticen las empresas distribuidoras y aclaró que sólo se está hablando de "ordenar el esquema tarifario".

"Cuando uno mira los balances de las empresas distribuidoras se da cuenta que han ganado muchísima plata. Entonces, pareciera ser, han tenido una tarifa mucho más alta de la que objetivamente necesitaban", dijo.

Al respecto, consideró que no puede haber servicios en dólares en una economía que funciona en pesos, porque eso "genera una distorsión enorme".

Por ello, indicó que su objetivo es diseñar un cuadro tarifario rentable para las empresas pero con tarifas que puedan ser pagadas por los usuarios.