En la previa del cumplimiento de los dos meses del aislamiento social, preventivo y obligatorio, el presidente Alberto Fernández ratificó una vez más la política desarrollada por el Gobierno mientras evalúa otra extensión de las medidas de restricción, de acuerdo con la evolución de la pandemia y sus diferentes manifestaciones en las provincias, ciudades o distritos.

"No debemos dudar de lo que hemos hecho, no debemos preguntarnos si hicimos bien porque para preguntarse si lo que hicimos está bien, miren los resultados", afirmó Fernández al asistir junto al gobernador bonaerense Axel Kicillof a la reapertura de la planta industrial de la empresa automotriz multinacional Volkswagen en General Pacheco.

En ese marco, el mandatario destacó que la lucha contra el virus es "un trabajo social conjunto, magnífico, que hasta acá nos ha dado buenos resultados, pero estamos lejos de haber terminado el problema, muy lejos, y por eso tenemos que ir viendo cómo rehabilitamos el funcionamiento de la economía, pero debemos hacerlo con cuidado".

Fernández reafirmó que "se está ante un escenario desconocido" y dijo que "la normalidad que conocimos no existe más, va a haber otra normalidad, hasta que la vacuna aparezca y este mal momento se supere".

El Presidente recorrió esta mañana la planta industrial de Volkswagen en General Pacheco, al norte del Gran Buenos Aires, que este martes reabrió sus puertas con 1.500 de sus 3.000 trabajadores, en el marco de la cuarentena. "La planta volvió a trabajar con la mitad de los empleados para preservar las normas de distanciamiento. Me parece que es lo correcto porque no está dicho que el que no fue severo con estos cuidados, no fue estricto y dejó que la economía siguiera funcionando, le haya ido mejor en la economía", sostuvo.

Asimismo, citó que un directivo de la automotriz le señalo que el CEO en Alemania siguió un estricto protocolo sanitario antes de reabrir las plantas: "Tuvo la misma lógica que tuve yo, lo que más le importó fue preservar la salud de los que trabajan y después le preocupó cómo salir de la cuarentena", dijo Fernández.

Para despejar dudas, defendió el aislamiento y dijo que continuará con esa medida "privilegiando la vida de la gente y la salud".

"Es eso lo que hemos hecho y es eso lo que vamos a seguir haciendo, no porque como algún tonto repite nos enamoramos de la cuarentena; vamos a seguir haciendo eso porque está visto que es lo que debemos hacer. Nos preocupa el cuidado de la gente tanto como la productividad y el desarrollo de la economía argentina", aseveró.

El protocolo puesto en marcha en la planta automotriz incluye transporte a cargo de la empresa mediante 20 minibuses que hacen recorridos fijos, control de temperatura corporal al ingreso, entrega de un par de barbijos por jornada laboral, distanciamiento en todos los ámbitos de la planta (áreas de relevo y comedores), la prohibición de uso de los vestuarios, y puestos de sanitización.