El presidente Alberto Fernández se comunicó hoy con el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, para ofrecerle colaboración para combatir los incendios forestales que se registran desde hace más de una semana en las serranías cordobesas y afectan a montes, pastizales y viviendas, además de causar innumerables daños a la flora y fauna.

En su cuenta de Twitter, el mandatario provincial agradeció "el llamado del presidente Alberto Fernández para ponerse a disposición en la colaboración con todo lo necesario en la lucha contra los incendios que afectan a nuestra provincia".

"En este momento, contamos con aviones hidrantes del Plan Nacional de Manejo del Fuego y en el día de mañana llegará un helicóptero", afirmó el gobernador.

Fuentes oficiales dijeron a Télam en Buenos Aires que "ya se están articulando acciones" a través del Servicio Nacional de Manejo del Fuego.

Las llamas siguen avanzando en dos focos

Los incendios forestales que se desarrollan en la zona norte del Valle de Punilla de Córdoba continuaban activos el lunes por la tarde, con dos focos que complican la visibilidad en la Ruta Nacional 38, entre Capilla del Monte y Cruz del Eje, mientras bomberos voluntarios trabajan combatiendo las llamas y aviones hidrantes realizan el soporte aéreo.

Entre la zona de Capilla del Monte y Charbonier, el incendio es combatido por 140 bomberos, con la asistencia desde el aire de aviones hidrantes de la Provincia y la Nación, que operan desde la pista de la ciudad de la Cumbre.

Además, en el área del cerro Pan de Azúcar trabajan 98 bomberos en los focos que avanzan hacia Bialet Massé y Santa María de Punilla, y en otro que se dirige a La Calera, sector de Casa Bamba, en donde hubo 13 evacuados por el humo.

Además de los daños ambientales, las llamas forzaron la evacuación de más de 100 personas y arrasaron con cuatro viviendas rurales en el Valle de Punilla, donde el fuego se extendió hacia el monte serrano cercano a las poblaciones de El Carrizal, Escobas y Copacabana, y hacia el sur, en dirección a Capilla del Monte.

Otro de los focos activos se ubica en el sector serrano de Pan Azúcar, donde trabajan bomberos voluntarios provenientes de 12 cuarteles que lograron contener el fuego que iba hacia la ciudad de Villa Allende, no obstante se continúa combatiendo el fuego en un segundo frente que va hacia la ciudad de Cosquín.

La mayoría de la tarea del combate del fuego se hizo vía terrestre, ya que las condiciones climáticas por los fuertes vientos impidieron el vuelo de los aviones hidrantes.

El ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera, recorrió la zona afectada y participó de una reunión en el Comando de Operaciones que se montó en el cruce de las rutas, nacional 38 y provincial 17, al norte de Punilla, en donde se planificó toda la actividad a desarrollar en la región.

En ese lugar permanecían trabajando en la logística del combate de los incendios el personal del Plan Provincial de Manejo del Fuego, Defensa Civil, Policía de Córdoba, Secretaría de Gestión de Riesgo, intendentes y vecinos de los poblados de la región afectada.

El gobernador Juan Schiaretti, esta tarde, había manifestado que la provincia va a brindar ayuda a los afectados para la etapa de reconstrucción, tanto sean casas, alambrados, muebles, o perdida de animales, entre otros: “El clima nos castiga por ser un año tan seco y con mucho viento. Lo prioritario es proteger a los vecinos en riesgo”, resaltó el mandatario.