Entre los cánticos que provenían de las calles y los aplausos dentro del recinto de Diputados, el flamante presidente Alberto Fernández brindó ante la Asamblea Legislativa su primer discurso, en el que dejó al descubierto quiénes serán su prioridad en los primeros días de gobierno. "Es tiempo de comenzar por los últimos para luego llegar a todos", planteó el mandatario en alusión a "los marginados y excluidos". Pero también, atento a la complejidad de lo que significa llevar adelante ciertos cambios en áreas sensibles, se apuró a anunciar como medidas urgentes la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y una reforma integral de la Justicia.

El ingreso del jefe de Estado y la vicepresidenta Cristina Fernández, a las 11.55, al edificio del Parlamento fue celebrada por la militancia que miraba desde lejos. Adentro, los recibieron con una de las canciones preferidas del kirchnerismo: "Somos de la gloriosa juventud peronista, somos los herederos de Perón y de Evita...". Tan pronto como finalizó la jura, a cargo de la vicepresidenta saliente, Gabriela Michetti, empezó a sonar la marcha peronista, que retumbó con mayor potencia apenas el ex presidente Mauricio Macri entró en escena para el traspaso de la banda y el bastón presidencial. En pos del mensaje de unidad, el mandatario entrante y el saliente se fundieron en un abrazo, incluso el líder de PRO se animó a desearle "suerte" al oído a su sucesor.

Los buenos augurios de Macri no fueron suficientes para que Fernández, a lo largo de su discurso, que duró más de una hora, remarcara que "el gobierno saliente tomó una inmensa deuda sin generar más producción con la cual obtener los dólares imprescindibles para pagarla" y "dejó al país en situación de virtual default". "Los acreedores tomaron un riesgo al invertir en un modelo que ha fracasado en todo el mundo una y otra vez", subrayó. Levantando el aplauso del bloque oficialista y de los invitados que estaban en los balcones, el presidente agregó: "Para poder pagar tiene que haber crecimiento primero".

Con la permanente anuencia de la vicepresidenta, Fernández pidió "superar los muros del rencor y del odio", abogó por una "Argentina unida" para poner "freno a esta catástrofe social" y anunció que entre sus primeras medidas estará la de lanzar el "Plan Integral de Argentina contra el Hambre". "Los marginados, necesitan ser parte y ser comensales en la misma mesa de una nación que tiene que ser nuestra casa común", remarcó. Además, adelantó que enviará "al Parlamento las bases legislativas para institucionalizar un Consejo Económico y Social para el Desarrollo, que será el órgano permanente para diseñar, consensuar y consagrar un conjunto de políticas de Estado para la próxima década".

Desde arriba, a Fernández lo miraban y escuchaban la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini; el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel; la legisladora Victoria Montenegro, Carlos Pisoni, de HIJOS, y la Madre de Plaza de Mayo Taty Almeida, que estaba sentada al lado de Lita Boitano, de Familiares. También estaban Antonio Caló, de la UOM; Hugo Moyano, de Camioneros; y el secretario general de la CGT, Héctor Daer. Y Daniel Funes de Rioja, de Copal; Gerardo Díaz Beltrán, de CAME; y Hugo Eurnekián, de Corporación América.

Ante la ovación de una parte de quienes lo escuchaban y la mirada de su pareja, Fabiola Yañez, y su hijo, Estanislao, el mandatario condenó con vehemencia las "persecuciones indebidas y las detenciones arbitrarias inducidas por quienes gobernaban y silenciadas por cierta complacencia mediática" y anunció una reforma del sistema federal de justicia, algo que festejaron con tibieza desde el interbloque de Juntos por el Cambio, desconfiados de que "se trate de una maniobra para garantizar impunidad". Casi igual de celebrada fue la noticia de que intervendrá la AFI y destinará los fondos reservados de ese organismo al programa de alimentación para los sectores más necesitados.

En el final, visiblemente emocionado, Fernández ponderó a su vicepresidenta por su "profunda generosidad y su visión estratégica" y recordó al ex presidente Néstor Kirchner por haberle permitido "acompañarlo para sacar a la Argentina de la postración".

Más notas de

Gabriela Vulcano

El oficialismo y la oposición acordaron prorrogar el actual protocolo de sesiones virtuales

Buenos Aires: El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, durante la sesión remota de la Cámara Baja que debate proyectos consensuados como Economía del Conocimiento, el referido a la donación de plasma y el que regula la actividad de Teletrabajo. Foto: Prensa Senado/Télam/cf 25062020

El nuevo caso de coronavirus en Diputados pone en duda la continuidad de las sesiones mixtas

Diputados pone en duda la continuidad de las sesiones mixtas

Diputados aprobó el proyecto que regula el Teletrabajo

Diputados aprobó el proyecto que regula el Teletrabajo

El Senado aprobó la creación de una Bicameral para que investigue la deuda de Vicentin

Aprueban una Bicameral para investigar la deuda de Vicentin

"En el ejercicio del poder hay que bancarse las presiones"

"En el ejercicio del poder hay que bancarse las presiones"

La otra interna de Juntos por el Cambio: a favor o en contra de la vuelta de Macri

Interna en Juntos por el Cambio por la vuelta de Macri

Con críticas al macrismo, Cafiero defendió al Gobierno en su primer informe de gestión en el Senado

Cafiero defendió al Gobierno en su primer informe de gestión

Juntos por el Cambio pone condiciones a Massa para continuar con las sesiones virtuales

Juntos por el Cambio pone condiciones a Massa para continuar con las sesiones virtuales

Senado: los avances del oficialismo y las ausencias de la oposición

El Senado debate en forma remota la nueva ley de educación a distancia

En un clima de tensión, el Senado sancionó la Ley de Alquileres y de Educación a distancia

El Senado sancionó la Ley de Alquileres y de Educación a distancia