En lo que representó un claro posicionamiento político en materia de relaciones exteriores en el marco de la campaña electoral, el precandidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, visitó ayer al ex mandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, detenido desde hace más de un año en el penal de Curitiba como resultado de una sentencia dictada por el cuestionado ex juez y actual funcionario, Sergio Moro.

Acompañado por el ex canciller de Brasil, Celso Amorim, el precandidato presidencial arribó pasadas las 15, hora local, a la prisión de Curitiba donde tras someterse a una revisión de rigor, un rato más tarde se iría a encontrar con el líder del Partido de los Trabajadores ( PT), quien se encuentra purgando una condena de 8 años y 10 meses de prisión en el marco de la Operación Lava Jato.

“Visité a Lula porque entiendo que recibió una condena en base a hechos indeterminados”

En twitter, la cuenta oficial del ex jefe de Estado también dejó registro de la visita: "Alberto Fernández, candidato a Presidente de Argentina, y Celso Amorim, ex canciller, llegan a la Superintendencia de Polícia Federal en Curitiba para visitar al ex-presidente Lula".

Una vez terminado el encuentro con el ex dirigente sindical, en diálogo con los periodistas que lo aguardaban a la entrada de la Superintendencia de la Policía Federal brasileña, Fernández dijo que la reunión tuvo como principal objetivo el expresarle su respaldo a Lula, el máximo referente del PT, "porque entiendo que recibió una condena en base a hechos indeterminados".

"El Estado brasileño no se da cuenta de que está creando un mito manteniendo a Lula preso", argumentó Fernández, tras lo cual, agregó que "nos debe preocupar mucho que la democracia no esté funcionando bien" porque mientras el ex mandatario "no esté libre, el Estado de Derecho no estará funcionando como corresponde".

El ex jefe de Gabinete también se refirió a los dichos vertidos por el actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien afirmó que "la Argentina puede volver a ser como Venezuela" si el Frente de Todos se impone en las elecciones. En ese sentido, dijo que el mandatario brasileño "le hace un gran favor" al criticarlo.

Lo que no expresó Fernández es que la visita a Lula no resultó una decisión ingenua, sino que por el contrario, fue el resultado de una estrategia de campaña con la que busca poner distancia con la política que viene aplicando el presidente Macri, de acercamiento con el gobierno de derecha de Bolsonaro.

Pero además, desde hace tiempo Cristina Fernández de Kirchner, su compañera de fórmula, viene denunciando que en varios países de la región se viene aplicando un lawfare (guerra judicial) contra dirigentes políticos opositores, de la cual sería víctima.

En plena campaña, el candidato del Frente de Todos acudió a la prisión de Curitiba

En esa dirección iría el informe revelado el 9 de junio último por el sitio The Intercep, el cual dejó al descubierto un intercambio de mensajes a través de Telegram entre el juez Sergio Moro y el fiscal a cargo de la operación Lava Jato, Deltan Dallagnol, cursados durante la instrucción de la causa.

Por estas horas Moro, actual ministro de Justicia de Bolsonaro, viene intentando explicarle a la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara de Diputados de Brasil, las razones que lo llevaron a direccionar la causa contra el líder del PT.

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos