El presidente Alberto Fernández recibió en la Quinta de Olivos al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para analizar la situación frente al coronavirus y continuar trabajando en la coordinación entre Nación y Ciudad, una premisa que se viene cumpliendo sin contratiempos desde la irrupción de la pandemia.

Actualmente, la Ciudad de Buenos Aires es el distrito con mayor cantidad de casos de coronavirus en el país, ya que cuenta con 292 pacientes del total de 966 registrados hasta la mañana de este martes.

Durante el encuentro, el mandatario porteño planteó que, una vez que se levante la cuarentena, se debería llevar adelante en toda Argentina un aislamiento preventivo y optativo para los adultos mayores, para resguardarlos en lugares como parroquias o clubes de barrio y evitar que se contagien de Covid-19.

Para llegar a ese punto, sin embargo, es necesario atravesar los 12 días que restan de cuarentena obligatoria. Y las medidas que se puedan tomar a partir del lunes 13 de abril dependen en buena medida del nivel de acatamiento civil al aislamiento. En esa línea, Fernández y Larreta coincidieron en la importancia de acentuar los controles para restringir la circulación vehicular en la Ciudad en los días que restan.

Ayer trascendió que el Gobierno trabaja en una norma para "extender la validez", hasta el 6 de abril, de los certificados para circular en auto por el país, de modo de dar más tiempo para tramitar el Certificado Único Habilitante de Circulación, creado el pasado fin de semana para unificar todos los permisos de excepción al aislamiento social, preventivo y obligatorio que rige por el coronavirus.

"Estamos trabajando en una norma para extender la validez del resto de los certificados un tiempo más para que se tenga margen de tramitarlo", dijo la secretaria de Innovación Tecnológica, Micaela Sánchez Malcom.