El sindicato de conductores de trenes La Fraternidad denunció hoy que en zonas del interior del país se implementaron medidas de orden provincial y municipal que intentan "limitar la circulación ferroviaria y del personal" del sector como medida de prevención por el coronavirus, incumpliendo así el decreto que declara a la actividad como "servicio esencial", y que como consecuencia sufrieron episodios de represión por parte de la policía.

El gremio denunció que el sábado pasado en la localidad bonaerense de Lincoln un maquinista de carga de la empresa Ferro Expreso Pampeano fue "violentamente golpeado" por personal policial cuando volvía a su casa luego de trabajar, bajo el pretexto que violaba la cuarentena.

El sindicato ferroviario criticó además al gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, por anunciar oficialmente el pasado lunes que "pondrá en cuarentena al personal del Belgrano Cargas que descienda de las formaciones que lleguen a la provincia".

El titular de La Fraternidad, Omar Maturano, advirtió que están "preocupados por hechos de violencia inadmisibles y por políticos locales que se arrogan facultades sobre un servicio esencial de competencia nacional ya legislado".

Al respecto, el gremio precisó que en el caso de San Luis decidió "suspender el servicio de carga hasta que el Ministerio de Transporte de la Nación y la provincia se pongan de acuerdo".

Maturano criticó también a Gerardo Zamora, gobernador de Santiago del Estero, por "poner en cuarentena al personal ferroviario" en la localidad de Monte Quemado, ubicada al norte de la provincia. "Es una locura. Nuestro personal es de las localidades del interior y cualquier medida arbitraria sanitaria pone en riesgo cumplir con las dotaciones de personal asignadas. No hay razón ya que cumplimos la norma sanitaria", agregó el líder gremial.

Sobre la situación ocurrida en Lincoln, dijo que "el hecho se encuentra además filmado y en manos de la Justicia" y criticó al intendente local, Salvador Serenal.

"En su decreto local de ingreso y egreso de la localidad se olvidó de colocar al personal ferroviario que cumple funciones que son de servicios esenciales, sumado a los injustificados apremios ilegales a nuestro compañero por la policía", argumentó Maturano.