La reunión de la Comisión Bicameral del Congreso encargada de evaluar a los candidatos para la Defensoría del Pueblo, prevista para ayer, se postergó sin fecha debido a la falta de acuerdo en torno al intento de avanzar con una designación, en momentos en que suena como candidato al cargo el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

La Comisión Bicameral Permanente de Defensoría del Pueblo había sido convocada por Monzó para ayer al mediodía con el fin oficial de establecer su nueva integración (con siete diputados y siete senadores) y designar autoridades, lo que generó dudas entre los legisladores debido a que el 10 de diciembre se renueva la composición del Congreso.

"Hay frenéticas negociaciones", confió una alta fuente del Senado a NA al ser consultada sobre el motivo extraoficial de la convocatoria y señaló, además, que el intento de reunir a esta comisión fue una iniciativa que Monzó conversó con el dirigente del Frente de Todos y diputado electo, Sergio Massa.

En la comisión bicameral deslizaron a esta agencia que fue el propio presidente de la Cámara de Diputados quien pidió postergar la reunión.

Monzó y Massa no lograron apoyos para la candidatura del actual titular de Diputados

La eventual postulación de Monzó para ocupar el cargo de defensor del Pueblo (que está vacante desde hace una década) dejó de ser una especulación y se convirtió en un hecho que tanto Cambiemos como el Frente de Todos empezaron a dar por cierto en las últimas horas.

Sin embargo, en ninguno de los dos sectores hay consenso como para impulsar esa candidatura.

Fuentes de la comisión bicameral señalaron a Noticias Argentinas que el jefe del bloque de senadores del kirchnerismo, Marcelo Fuentes, le anticipó a sus pares que esa bancada asistiría a la reunión pero no avalaría ningún nombramiento.

De esta forma, en la coalición peronista que se presenta como el Frente de Todos solo el sector de Massa respaldaría a Monzó hasta el momento, mientras que el justicialismo y el kirchnerismo mantienen la distancia frente a esa posibilidad.

En Cambiemos, en tanto, ya ven a Monzó con un pie y medio afuera de la coalición que integró los últimos cuatro años como presidente de la Cámara baja, con una permanente mala relación con la Casa Rosada y especialmente con la mesa chica del PRO.

Ni la UCR, ni la Coalición Cívica ni el PRO estaban al tanto de que Monzó avanzaría con la convocatoria de la bicameral y, si bien su negociación con Massa no sorprendió -son amigos desde hace años- en el radicalismo ya le bajan el pulgar, aunque evitan la confrontación pública.

Para ser elegido, el defensor del Pueblo debe contar con la aprobación de los dos tercios de cada Cámara del Congreso, un requisito muy alto -igual al que tienen los jueces de la Corte Suprema- y muy difícil de cumplir, lo que explica en parte la vacancia de diez años en esa oficina.

El ruido que generó la posible candidatura de Monzó puso en duda que exista ese nivel de acuerdo como para avanzar, además del hecho de que los tiempos reglamentarios para designar al defensor no daban de aquí al final del año parlamentario, el 30 de noviembre.

El cargo se encuentra vacante desde 2009. Dos años atrás, la bicameral estuvo cerca de alcanzar una elección, pues al cabo del análisis de 20 nombres se llegó a una terna compuesta por los peronistas Humberto Roggero, Jorge Sarghini y Alejandro Amor. Sin embargo, las negociaciones se trabaron y el tema quedó sin resolver.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos